Uno de los proyectos con más impacto en el JRC ha sido el de la especialización inteligente. Una plataforma que arrancó hace seis años, con tan solo tres personas, y que en la actualidad cuenta con 30 expertos trabajando con las aproximadamente 180 regiones registradas en el proyecto y desarrollando herramientas estadísticas y análisis sectoriales.

Inma Periáñez, experta en análisis de políticas de innovación y gobernabilidad, trabaja en este reto que la Comisión Europea ha bautizado como Plataforma de Especialización Inteligente (Plataforma S3). Esta plataforma ofrece asistencia a las regiones en el desarrollo de políticas y metodologías para funcionar como una comunidad de aprendizaje en la que están involucrados los entes políticos, las industrias, universidades y ONGs que forman parte de una región.

“Todos los países reciben unos fondos estructurales de la Comisión, nosotros en la Plataforma de Especialización Inteligente trabajamos principalmente con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y cada región tiene una asignación o dotación económica. Históricamente dicha dotación se usaba a criterio de la región; con el nuevo periodo de programación 2014-2020 se pretende que las autoridades con competencias en políticas de innovación analicen cuáles son sus principales capacidades regionales y prioricen aquellas que pueden tener un mayor impacto en el desarrollo de la región”, sostiene Periáñez.

Esto significa que las administraciones públicas de cada región tienen que identificar aquellas actividades y áreas en las que son más competitivas y potenciarlas. La experta pone a Andalucía como ejemplo para explicar este nuevo modelo que marca la Comisión Europea: “Los que tienen competencias en Andalucía para decidir qué actividades de I+D se financiarán, deben decidirlo en constante diálogo con aquellos actores que tienen algo que decir al respecto. De este modo, se financiará aquello en lo que la región pueda destacar a nivel europeo y en otras regiones se priorizarán aquellas areas en las que Andalucía no tiene capacidad para competir”.

Una tendencia que está surgiendo en la S3 Platform, afirma Periáñez, es el desarrollo de tres plataformas temáticas: Energía, Agro-alimentación y Modernización industrial. La experta está especializada en la primera y su labor consiste en “contactar con las agencias que tienen competencias en energía para conocer qué actividades tienen prioridad de financiación sobre otras”.

Además, Periáñez precisa que un aspecto muy importante de la Plataforma de Especialización se basa en la colaboración entre regiones para impulsar un modelo de diálogo a nivel europeo. “Fomentamos que las regiones compartan informaciones en cuanto a sus prioridades para que surjan proyectos de colaboración interregional. Para ello, realizamos eventos y ponemos en contacto a académicos, empresarios, proveedores o entes públicos para que se conozcan, vean qué pueden compartir, busquen sinergias y colaboren para potenciar las fortalezas de sus regiones y así ser más competitivos”.

Infografia Smart Specialisation Platform-min