Con la intención de dar cabida en la ciudad a un modelo diferente y pionero de consumo y ser punto de encuentro (físico y digital), para los amantes del libro nace en Sevilla Caótica, un nuevo espacio para el fomento de la cultura que ha abierto sus puertas este jueves 20 de abril, justo una semana en la que se celebra el Día Mundial del Libro.

Así, Caótica ha inaugurado su sede en la céntrica calle José Gestoso, situada junto a ‘Las Setas’ de Metropol Parasol un edificio de tres plantas que pretende convertirse en un espacio multidisciplinar, creado con la firme convicción de que “los libros siguen siendo objetos con vida”.

Con la lectura como eje central, Caótica acogerá una diversa y amplia actividad cultural, siguiendo el modelo de librería participativa y escucha activa para todo el público. El proyecto se sustenta en una estructura cooperativista que permite dar sentido de pertenencia colectiva real y de intercambio cultural.

Con una filosofía basada en el concepto de caos, palabra que proviene del latín chaos, —esta a su vez del griego cháos—, y que significa ‘abertura, agujero’, la idea fundamental del proyecto es la de arrojar luz a través de los libros, objetos vivos que ejercitan el pensamiento crítico y el aprendizaje. El espacio rememora a esas antiguas librerías románticas y caóticas, con libros que se cuelan por todas las rendijas, permitiendo, a través de su modelo participativo, crear un ecosistema para el consumo responsable, con compromiso y con el valor del uso comunitario de la biblioteca. En definitiva, la reivindicación del caos como base de la creatividad frente a la razón del orden y la visibilidad de las personas caóticas como germen de nuestra parte más emocional y humana.

El edificio cuenta así con tres espacios: librería, espacio cultural y café, y permite la versatilidad de las salas para que sirvan de escenario y se puedan adaptar a las diferentes propuestas.

La librería, eje vertebrador de Caótica, cuenta con un amplio y variado fondo que incluye lecturas de distintos géneros, como narrativa, poesía, ensayo, o libros de viaje, sin olvidar a los más pequeños con su sección infantil, y que destaca por su cuidada selección hecha de forma manual y artesanal por los propios socios trabajadores de la librería.

 

Su programación cultural gira en torno a diversas propuestas, algunas relacionadas con el mundo del libro, como clubes de lectura, presentaciones o cuentacuentos; y otras dan cabida a diversas manifestaciones artísticas como conciertos, proyecciones de cine o teatro de pequeño formato. Además, también habrá lugar para talleres (divulgativos, de encuadernación o cinematográficos), encuentros con autores o editores, y actividades como ‘Librero por un día’, para que los amantes de los libros y la lectura o personas relevantes del ámbito de la literatura y la edición puedan ser “librero por un día”, jornada en la que podrán aconsejar y conversar con el público sobre sus lecturas de cabecera y crear así una plataforma humana en torno al libro.

Maite Aragón, Begoña Torres y Joaquín Sovilla, la parte más creativa de lo que fue La Extra Vagante Libros, son los tres socios fundadores de este nuevo proyecto. Con una amplia experiencia en el sector librero y cooperativista afrontan el nacimiento de Caótica con fuerzas renovadas, con un modelo innovador de negocio y con la aspiración de “agitar culturalmente esta ciudad y no dejar indiferente a nadie”.

Su estructura cooperativista permite formar parte de la comunidad Caótica, un modelo que promueve la participación ciudadana con distintos niveles de actuación, que van desde el micromecenazgo (persona o empresa inversora) al socio consumidor o al socio colaborador. Una forma de colaboración es a través de la prescripción, una de las figuras más novedosas  que ofrece la posibilidad al público de recomendar sus libros imprescindibles al resto de la comunidad.

La figura del socio consumidor tiene dos pilares fundamentales: el primero, una aportación de cuota mensual, desde los 10 a los 50 euros canjeable en libros; y el segundo, que consiste en la aportación de libros para la ‘Biblioteca de los indispensables’, una biblioteca comunitaria con libros de préstamo disponibles para todos los socios. Cuando una persona decide aportar una cuota mensual para participar en este proyecto y convertirse en socio consumidor, su capital inicial consiste en comprar un libro en Caótica, que pasará al fondo de la biblioteca. Esta persona debe dejar sus datos y el motivo por el que lo ha elegido, de manera que otro socio lo pueda tomar prestado y pueda entablar una conversación en torno a esa lectura, incentivando así el diálogo y la participación.

La comunidad Caótica va más allá de su comunidad offline, expandiéndose así también a la comunidad online, y permitiendo de esta manera a las personas no residentes en Sevilla ser partícipes de este proyecto, cuya principal herramienta será su plataforma  web colaborativa. De hecho, a través de este portal en internet se podrán comprar y recomendar libros, relatar y generar intercambio, literario y enriquecedor, entre ambas partes.