Se están organizando numerosas actividades en vísperas del cuadragésimo aniversario de las emblemáticas y masivas manifestaciones que tuvieron lugar el 4 de diciembre de 1977 en la mayoría de las ciudades andaluzas, en defensa del desarrollo y dignificación de Andalucía para jugar un papel importante en la configuración democrática de España. Es muy importante conocer aquel periodo histórico, cuando se estaba negociando la redacción y articulación de la Constitución, que el próximo año también cumplirá 40 años. Y aún más importante examinar qué Andalucía éramos, qué Andalucía somos y qué Andalucía deberíamos ser en la España, Europa y Mundo de 2017. Qué hemos hecho bien y en qué hemos fracasado.

Toda la ciudadanía ha de aunar la perspectiva histórica con el análisis del presente, y con vistas al crucial debate que se va a producir muy pronto en España sobre cómo actualizar la Constitución de 1978, y para qué reformarla. Pues la crisis de Estado que estamos sufriendo, con el intento de los secesionistas catalanes de romper el orden constitucional, va a influir sin duda en la lucha de intereses y en las negociaciones sobre la transformación del Estado de las autonomías.

La Fundación Blas Infante ha organizado las jornadas Andalucía 4-D, 40 años después. Tienen lugar el jueves 23 y viernes 24 en el salón de actos de Emasesa (entrada por la calle Escuelas Pías, 1). La entrada es libre a cualquiera de sus sesiones. Comenzará este jueves 23 a las 9:30 con la intervención de María de los Angeles Infante, hija de Blas Infante y presidenta de la fundación, y también tomará la palabra el historiador José María García León, coordinador de las jornadas. A las 9:45 se proyectará el interesante documental García Caparrós: memoria de nuestra lucha, dirigido por Hazeína Rodríguez, dedicado a todo lo que sucedió el 4-D de 1977 en Andalucía y al asesinato en Málaga de Manuel José García Caparrós, uno de los manifestantes. Los asistentes podrán dialogar con los autores de dicho documental.

Después, de 12:00 a 14:00 del jueves 23, debate sobre ‘Aquel 4 de diciembre‘, con la intervención de tres periodistas que lo vivieron intensamente: Antonio Checa, que es ahora profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla; Mercedes de Pablos, actual directora del Centro de Estudios Andaluces, y Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla. Lo modera otro periodista también muy activo en aquella época: Enrique García Gordillo, que es patrono de la Fundación Blas Infante. Por la tarde, de 18:00 a 20:00, el debate es sobre ‘Andalucía, ¿dónde estamos hoy?‘. Lo modera José María García León y participan la historiadora Pura Sánchez, el catedrático de Economía Manuel Delgado Cabeza, y el catedrático de Antropología Social Isidoro Moreno.

El viernes 24, en la sesión matinal, de 10:30 a 13:00, se debatirá sobre ‘La Andalucía por venir‘. Moderada por la periodista Olivia Carballar, intervienen Francisco Casero, que actualmente es presidente de la Fundación Savia, tras su etapa articulando el movimiento de la agricultura ecológica en Andalucía; Leandro del Moral, catedrático de Geografía de la Universidad de Sevilla y experto en la gestión medioambiental, con una larga trayectoria como investigador en la sostenibilidad de los ríos; y Antonio Manuel Rodríguez Ramos, profesor de Derecho Civil de la Universidad de Córdoba, muy implicado en la defensa de Andalucía desde la articulación de sociedad civil.

Por la tarde, el viernes 24, de 18:00 a 20:00, el debate sobre Andalucía tendrá en el recuerdo al gran historiador Juan Antonio Lacomba, fallecido este año. Uno de los principales investigadores de la Historia Contemporánea de Andalucía. Intervendrán Fernando Arcas Cubero, historiador y miembro del Ateneo de Málaga; Manuel Hijano del Río, profesor de la Universidad de Málaga, y Manuel Ruiz Romero, presidente del Centro de Estudios Históricos de Andalucía.

En la cabecera de la manifestación del 4 de Diciembre de 1977 en Sevilla, un grupo de niños portaba la bandera de Andalucía que había utilizado Blas Infante, el gran impulsor del autogobierno andaluz, fusilado por orden de Queipo de Llano en 1936, y que había conservado su familia durante la dictadura franquista.

“Para qué sirvió, o no sirvió, todo aquello, qué estafas y frustraciones sucedieron luego, es un debate que es imprescindible activar”. Así opina en esta tribuna Isidoro Moreno, que participa en estas jornadas. Catedrático de Antropología Social de la Universidad de Sevilla y muy implicado políticamente en las reivindicaciones de hace 40 años, en su caso desde el Partido de los Trabajadores de España (PTE), del que fue su secretario general en Andalucía. En ‘La relectura del 4 de diciembre’, publicada en el periódico Diario de Sevilla, se muestra muy crítico con el uso que se quiere hacer hoy en día desde las instituciones políticas sobre el sentido y finalidad de aquel despertar de la sociedad andaluza a la participación democrática y a protagonizar su destino.

Ciertamente, es momento para debatir, y es necesario que se incorporen muchos puntos de vista. No solo de quienes lo vivieron en primera persona hace 40 años, sino también quienes hoy tienen 40 o menos años de edad, y han de protagonizar el presente y futuro de nuestra sociedad.