Tras años de polémica por el proyecto de las Reales Atarazanas, la Consejería de Cultura y la Asociación para la Defensa del Patrimonio (Adepa) han llegado de forma definitiva a un acuerdo sobre su rehabilitación, tal y como informa con detalle el periodista Manuel Jesús Florencio en este artículo publicado en Andalucía Información y Viva Sevilla y en el que ahora ahondaremos.

El acuerdo se trata, sin duda, de una rectificación en toda regla al proyecto aprobado en su día, ideado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra. La presión de los historiadores, arquitectos y personalidades de la cultura que ha aglutinado la Asociación Adepa, con propuestas alternativas sobre la intervención en el monumento, ha influido en la Consejería de Cultura para negociar y llegar a un pacto en el que todas las partes cedieran, y se ponga en marcha lo prioritario: la recuperación de un monumento excepcional ante el que Sevilla lleva de espaldas muchas décadas.

Como señala Florencio, “aunque Adepa la ha incluido en el punto undécimo del pacto, que finalmente tendrá quince apartados y no catorce, la conservación del cuerpo de guardia suscita discrepancias entre las partes. La Consejería no es muy partidario de mantenerlo, mientras que Adepa preconiza que se deje para mantener la línea de fachada del inmueble, aunque para ello haya que remodelarlo y cambiar su tamaño, dada su estrechez interior”.

Además, el documento al que ha tenido acceso Viva Sevilla señala las modificaciones que se pueden leer aquí, y entre las que se encuentra el mantenimiento del “espacio unitario de la Real Fundición así como la reproducción de su cubierta primitiva, restaurada hace poco más de diez años, en su integridad, juntamente con la chimenea”; “las cristaleras, raíles y cerámicas en planta baja”; “la sala de armas y de mandos del edificio del S.XVIII” o “las dos edificaciones exteriores, la antigua biblioteca y el cuerpo de guardia, así como el conjunto de fachada y dependencias a calle Temprado”.

Por su parte, uno de los protagonistas de las propuestas y de las negociaciones, José García-Tapial, arquitecto, miembro de la Asociación Adepa, experto en la Sevilla medieval y en las murallas de la ciudad, califica de “histórico” el citado acuerdo, en esta tribuna publicada en el mismo medio. “Pero no solo como histórico, también hay que calificarlo de difícil por lo alejadas que, inicialmente, se encontraban las posturas respectivas. No obstante coincidíamos en el aspecto fundamental: la común voluntad de llegar a un acuerdo que evitase la prolongación del actual estado de abandono y desconocimiento ciudadano de tan importante patrimonio histórico y arquitectónico de nuestra ciudad”, señala.

El que fue también durante muchos años arquitecto de la Gerencia de Urbanismo muestra ahora su deseo para “como ya se ha apuntado por alguna instancia responsable de su gestión, el edificio se abra inmediatamente a las visitas y el conocimiento ciudadano, incluso durante el transcurso de las obras como ya se llevó a cabo con gran éxito durante las obras de rehabilitación de otros importantes monumentos sevillanos”.

Para tener más conocimiento sobre el tema ponemos a disposición de los ciudadanos este dossier publicado en ISA con informaciones y pluralidad de análisis y opiniones sobre la rehabilitación y reutilización del monumento.

Foto: Manuel Jesús Florencio