La matemática e investigadora sevillana Clara Grima ha sido galardonada con el Premio COSCE a la Difusión de la Ciencia 2017, que cuenta con la colaboración de la Fundación Ramón Areces. El Jurado del Premio de la Confederación de Sociedades Científicas de España ha valorado especialmente su labor divulgadora “que no se ha circunscrito a un solo ámbito, sino que ha sido tan variada como amplia, enfatizando los jóvenes pero sin olvidar los mayores”, desde la realización de charlas y conferencias hasta el uso de imaginativos métodos audiovisuales, pasando por una importante presencia en redes sociales como Twitter, donde tiene más de 23.000 seguidores.

Doctora en Matemáticas y profesora titular del departamento de Matemáticas Aplicadas de la Universidad de Sevilla, Clara Grima es presidenta de la comisión de divulgación de la Real Sociedad de Matemáticas de España.

Actualmente, imparte docencia en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática y es miembro del grupo de investigación en Matemática Discreta. Aparte de las publicaciones científicas en el área y sus comunicaciones en congresos, es autora (junto a Alberto Márquez) del libro Computational Geometry on Surfaces.

Además de su labor como docente e investigadora, desde 2011, dedica parte de su tiempo a la divulgación de las matemáticas. Es autora, junto a Raquel Garcia Ulldemollins, del blog Mati y sus mateaventuras, galardonado con el premio Bitácoras al mejor blog de Educación 2011, premio 20Blogs al mejor blog en 2011 y premio Prismas de Bronce al mejor sitio web de divulgación científica en 2013. Asimismo, coordina en Sevilla el exitoso ciclo Ciencia en Bulebar, y colabora con medios de comunicación Naukas, JotDown, CienciaXplora y eldiario.es.

Tal como destaca ella misma “estoy empeñada en enseñar matemáticas a todos y muy interesada en actualizar la forma de enseñar matemáticas en los centros educativos, desde primaria hasta bachillerato; y me lo paso muy bien en el intento”.

El pasado mes de marzo Clara Grima participó en el ciclo de ISA ‘Sevilla, a debate’, en la sesión sobre la falta de pensamiento crítico, donde denunció el auge de la superchería y milagrería que intenta hacerse creíble a través de personajes populares y a través de un barniz de pseudociencia. En el siguiente enlace los interesados pueden ver su intervención íntegra en dicha sesión.

Los fines de la COSCE, recogidos en sus estatutos, son contribuir al desarrollo científico y tecnológico de nuestro país; actuar como un interlocutor cualificado y unificado, tanto ante la propia sociedad civil como ante sus poderes públicos representativos en asuntos que afecten a la ciencia y promover el papel de la ciencia y contribuir a su difusión como un ingrediente necesario e imprescindible de la cultura. La creación de esta confederación ha representado un indicador inequívoco de la madurez del colectivo de científicos y la expresión de su capacidad de servicio y voluntad de asumir la responsabilidad que le exige la sociedad, sin renunciar al protagonismo colectivo que el futuro, sin duda, reserva a la ciencia.