La Comisión Europea ha publicado su séptimo informe de cohesión, en el que se toma el pulso a todas las regiones de la Unión Europea, se extraen enseñanzas del gasto de cohesión realizado durante los años de crisis y se sientan las bases de la política de cohesión posterior a 2020. En Andalucía es primordial conocer este informe, con multitud de indicadores y mapas comparativos. Demuestra cómo es una región que en lugar de acercarse a los promedios de desarrollo económico, bienestar social, empleo y renta, se está quedando atrás. Pese a ser una de las que recibe más dinero desde Bruselas para estructurar su modernización y competitividad. Desde 1986 a 2016 ha recibido el equivalente a 45.750 millones de euros. Pero Andalucía es la cuarta región europea con más paro juvenil, solo por detrás de Melilla, Ceuta y Calabria (Italia).

Mientras que la renta media de los españoles está 10 puntos por debajo del promedio europeo, la renta media de los andaluces está 34 puntos por debajo del promedio europeo. En el año 2000, la diferencia era de dos puntos menos.

Este es el enlace a la versión íntegra del informe en inglés, pinchando aquí.

Y este es el enlace a la versión resumida del informe, en español, pinchando aquí.

Desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta insistimos en que las prioridades que se abordan en este estudio oficial han de protagonizar la acción de los partidos políticos, y la participación de la sociedad civil en proyectos, debates y acciones. Hay mucho que mejorar y que reformar. En lugar de seguir perdiendo el tiempo en cuestiones nimias o en controversias desfasadas.

Andalucía está encuadrada en las “regiones en transición“, a las que más se apoya con fondos europeos para que alcancen lo antes posible el promedio de cohesión económica y social. Sin embargo, la comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu, señala que “Las regiones en transición (y entre ellas Andalucía es la más grande) están estancándose y no vemos crecimiento y empleos al margen de las inversiones que hacemos. El resultado más preocupante del informe es la ralentización del PIB per cápita, el estancamiento en los salarios, su sector industrial sigue siendo reducido y siguen siendo las más vulnerables a los shocks de la globalización”.

Es muy importante subrayar que uno de los indicadores donde más se evidencia el fracaso de Andalucía para converger con Europa es en el de la calidad de su gobernanza. En este aspecto, el informe sitúa a Andalucía como el territorio español que está más alejado del promedio europeo. Se sitúa en el mismo nivel que Grecia, Croacia o Hungría. En peor situación sólo están Italia, Rumanía, Bulgaria y Macedonia. La Comisión Europea relaciona la calidad del gobierno con la eficiencia en la gestión administrativa, la creación de condiciones para mejorar la productividad y el aprovechamiento de la inversión pública. «La baja calidad del gobierno dificulta el desarrollo económico y el impacto de la inversión pública, incluida la cofinanciada por la política de cohesión», advierte el informe.

Desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta hemos organizado debates para señalar ante la opinión pública, con los testimonios de expertos y protagonistas, que la ineficiencia en el funcionamiento de las Administraciones Públicas en nuestra tierra (trufadas de clientelismo partidista y endogamias, refractarias a la meritocracia) es un gravísimo lastre que frena el dinamismo de los segmentos sociales más capaces.