En febrero de 2010, Erdogan (entonces primer ministro de Turquía, ahora presidente de dicho país) fue galardonado en el Ayuntamiento de Sevilla por impulsar el proyecto Alianza de Civilizaciones con el presidente del Gobierno español de esa época, José Luis Rodríguez Zapatero.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, le hizo entrega a Erdogan del galardón, concedido por el Ayuntamiento a través de la Fundación Nodo, creada por mandato de Monteseirín en 2003 y ya disuelta por falta de actividad. Se constituyó inicialmente bajo este argumentario: “Que Sevilla sea sede para el desarrollo de iniciativas que contribuyan al encuentro entre Oriente y Occidente, especialmente entre América, Europa, Oriente Medio y los países árabes en general”.

Ya entonces fue criticada la concesión de dicho premio en nombre de Sevilla. Ahora, desde todos los foros internacionales que abogan por la democracia, la libertad y los derechos humanos, se está denunciando la tremenda represión que Erdogan aplica en Turquía a todo aquel que disienta de su presidencia. Erdogan está ajustando cuentas con los sectores laicos y de la sociedad civil que siempre lo criticaron, y no solo con una facción de militares.

El periodista andaluz Ilya U. Topper, actualmente corresponsal de la Agencia Efe en Estambul, y coordinador de la revista digital M’Sur, ha publicado un análisis muy aleccionador, con el título de ‘El golpe preventivo‘, sobre lo que conoce de primera mano, cuya lectura recomendamos: está disponible aquí.

La represión de Erdogan es inaceptable desde cualquier punto de vista. Las purgas y destituciones masivas de jueces, profesores, periodistas, etc., hasta sumar más de 55.000 personas, tienen el aire de venganza autoritaria y premeditada. Ha censurado todo tipo de medios de comunicación. Incluso YouTube y Twitter. Está distorsionando las reglas del juego de la democracia para asentar una dictadura.

¿Debería el Ayuntamiento de Sevilla reclamarle a Erdogan la devolución del galardón? ¿Qué civilización defiende Sevilla? ¿Qué civilización decreta Erdogan?