En Sevilla va a más la concienciación cívica y la participación en acciones para mejorar la calidad de vida ambiental en la ciudad y su entorno. En un contexto de cambio climático global y de deficiencias locales. El verano no puede ser un tiempo de resignación. Durante el mes de junio, como ha sucedido en años anteriores, ya se han alcanzado niveles de contaminación de aire preocupantes para la salud. Una de las causas es el modelo de movilidad basado en el tráfico de vehículos privados. Según el último informe de Ecologistas en Acción de 2017, en el casco antiguo los niveles de contaminación superaron hasta en nueve ocasiones los niveles de seguridad, y son los más altos de toda la ciudad.

Por eso ha tenido lugar la acción reivindicativa “Menos coches y más árboles”, promovida por el colectivo Por el Clima de Sevilla. Estatuas de personajes de Sevilla, con mascarillas para protegerse del aire contaminado, han ilustrado en las calles y en las redes sociales la necesidad de mejorar la habitabilidad de nuestras calles. Como la estatua dedicada a Miguel de Cervantes, cuya imagen encabeza esta publicación.

Las organizaciones convocantes urgen al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, a tomar medidas inmediatas para restringir el paso de vehículos al centro, lo que beneficiaría tanto a la calidad del aire y la salud de la ciudadanía como a la lucha por reducir las emisiones de gases que contribuyen al cambio climático. Estas mismas peticiones fueron ya escuchadas por el alcalde en la reunión que mantuvo con este colectivo el pasado 8 de mayo, donde se comprometió a estudiar soluciones para implementar “cuanto antes”.

Es urgente planificar la reposición y aumento de la masa vegetal de la ciudad de cara al otoño próximo. “Cada año que pasamos sin plantar árboles en las calles es un año perdido para el aumento de sombra para nuestros hijos e hijas” afirmaron desde esta movilización.

Alcorques vacíos en una calle del barrio de Nervión. En una ciudad tan calurosa como Sevilla, y tan necesitada de sombra, se sigue padeciendo la falta de miles de árboles por no plantarse en los alcorques.

 

El colectivo Por El Clima de Sevilla lo integran 24 organizaciones: Red Sevilla por el Clima, Ecologistas en Acción Sevilla, CCOO Sevilla, Greenpeace, Facua Sevilla, Federación de Asociaciones de Vecinos de Sevilla, Acción en Red, Plataforma por un nuevo modelo energético, Som Energía, A Contramano, Colegio de Geógrafos de Andalucía, Asociación Iniciativa Sevilla Abierta, Alianza por el Clima Sevilla, Subdirección Hábitat Sostenible de la ETSA, Escuelas de Calor, ONCE Andalucía, Cáritas Sevilla, Ustea Sevilla, Oxfam Intermón, Enlázate por la Justicia (Manos Unidas, REDES), Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua, Ingeniería sin Fronteras Andalucía, EcoEmprendedores por el Clima, Colegio de Ingenieros de Canales, Caminos y Puertos – Andalucía y Comisión Española de Ayuda al Refugiado en Andalucía.

Estatua dedicada al popular cantaor y tabernero Peregil en la Plaza Jerónimo de Córdoba. Una de las que fue utilizada para simbolizar de modo reivindicativo la acción de la plataforma Red Sevilla por el Clima sobre el perjuicio a la salud en Sevilla y su entorno por el exceso de contaminación ambiental.

Poblar con árboles 5.500 alcorques vacíos en 180 días

En este contexto, y por su interés, reproducimos un comentario editorial publicado en Viva Sevilla y Andalucía Información (al que puede accederse a través de este enlace ), sobre la falta de árboles en muchos lugares de la ciudad donde al urbanizar se les ha previsto espacio para dar sombra.

“La gestión del patrimonio natural amenaza con convertirse en uno de los principales problemas para el gobierno de Espadas. Cierto es que, como en otros aspectos, el abandono de nuestros parques, jardines, zonas verdes y árboles en general fue otra de las herencias recibidas de anteriores corporaciones municipales y que se ha puesto de manifiesto con las frecuentes caídas de ejemplares y de ramas, pero también que el Ayuntamiento se comprometió a dar un giro copernicano a la situación y que apenas le queda ya tiempo para cumplir ese compromiso. En el otoño de 2016, el director general de Medio Ambiente, Adolfo Fernández Palomares, declaró que cuando termine el mandato no quedará una calle con un alcorque sin árbol. Y entonces había más de 9.000 vacíos. Pues bien, en el reciente balance del trienio de Espadas su propio equipo contabilizó 3.500 árboles plantados. Le faltan por sembrar 5.500 a falta de once meses para las elecciones, pero como la época de siembra se reduce al periodo octubre-marzo, el tiempo neto que le queda es de 180 días. Para cumplir el objetivo tendría que plantar 30 árboles diariamente, cuando en todos estos años sólo ha tenido capacidad para sembrar tres de media por jornada. Conclusión: el gobierno de Espadas necesita multiplicar por diez las siembras para que, conforme a su promesa, no quede un solo alcorque vacío cuando en mayo de 2019 se celebren las elecciones municipales”.