El Consejo Económico y Social (CES) estatal ha alertado de que varias autonomías, entre ellas Andalucía, han perdido el nivel del 75 por ciento de la renta per cápita de la Unión Europea, que alcanzaron antes de la crisis, pero ya no reciben los fondos comunitarios de cohesión previstos para estas regiones.

En concreto, se califica de “preocupante” la situación financiera de Andalucía, así como de Castilla-La Mancha, Murcia y Melilla. El PIB per cápita de Andalucía rozó el 80 por ciento de la media comunitaria en 2007, por lo que dejó de ser región Objetivo 1 de la UE y de recibir los fondos de cohesión previstos para favorecer la convergencia comunitaria en el nuevo marco comunitario, vigente hasta 2020. El CES ha cifrado la renta per cápita andaluza del pasado año en 17.263 euros, inferior al 70 por ciento del PIB comunitario y cifra equivalente al 74,1 por ciento de la media española. Esta renta per cápita andaluza de 2015 fue la segunda más baja de España, sólo por encima de la de Extremadura.

En el otro extremo de la balanza, la memoria del CES también señala que sólo Madrid, País Vasco, Navarra, Cataluña y Aragón superaron el pasado año la renta media de la UE, medida según el PIB por habitante en paridad de poder adquisitivo (PPA). “En el actual periodo de programación de la política de cohesión, 2014-2020, únicamente Extremadura sigue considerándose como región menos desarrollada por tener un nivel de PIB per cápita inferior al 75 por 100 del promedio“, destaca el CES.

Por ello, Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Melilla, “a pesar de no alcanzar dicho porcentaje de renta, pertenecen a la categoría de regiones en transición, junto con Canarias“, una situación que se debe a que los cálculos realizados por la Comisión Europea para determinar el nivel de desarrollo de las regiones europeas para su consideración, durante el nuevo periodo de programación, como regiones menos desarrolladas, regiones en transición o regiones más desarrolladas, se realizaron con la información correspondiente al periodo 2007-2009. “Se aprecia, por tanto, un importante y generalizado deterioro de la posición relativa de las regiones españolas respecto del promedio de la Unión Europea, que habría truncado el proceso de convergencia alcanzado durante la ultima etapa expansiva“, añade el informe.

Este estudio también señala que mientras que en 2007 solo había un territorio español cuyo PIB per cápita no alcanzaba el 75 por 100 de la media europea, Extremadura, en 2014 ya son cinco regiones. Por ello, el CES aboga por reformar el actual modelo de financiación de las comunidades autónomas de régimen común que, recuerda, se debería de haber revisado en 2015, tras cumplirse el primer periodo quinquenal, “y cuyo objetivo debe ser asegurar un nivel mínimo de servicios en todos los territorios, con una financiación estable, independientemente de la coyuntura económica“.

A continuación, ofrecemos íntegro dicho informe, para ponerlo a disposición de la ciudadanía con el fin de que pueda acceder directamente a sus datos y a sus análisis. Se puede consultar online desde la página del CES o descargar directamente desde aquí.