Como colofón al ciclo ‘Sevilla, a debate’, organizado por la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta (ISA), y a la vista de cómo se ha desarrollado, el presidente de ISA, Eliseo Monsalvete, ha elaborado un análisis en el que destaca algunos de los factores más relevantes que se han expuesto, en aras a tenerlos en cuenta para mejorar Sevilla.

En estas nueve sesiones de debates sobre las causas y consecuencias del estancamiento de la ciudad, quiero resaltar: la importante asistencia de público, el seguimiento por las redes sociales, y la implicación de los asistentes a través de las preguntas y otras formas de colaboración.

También celebro la participación de los ponentes y moderadores, que lo han hecho con gran entusiasmo, y en defensa de lo público. Agradezco a la Fundación Cruzcampo y al Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, que nos han apoyado en la organización de este ciclo de forma altruista.

Me parece importante resaltar que la cultura del debate se ha afianzado algo más, cuando hemos podido tener juntos a personas relevantes, pertenecientes a campos muy distantes, como son las hermandades y los centros científicos. Fue el caso de Félix Ríos, hermano mayor del Gran Poder, y José López Barneo, director del Instituto de Biomedicina de Sevilla, que, con un exquisito respeto, han expresado opiniones diversas,  fundamentadas e incluso con gran sentido del humor (como cuando dijo Ríos que Sevilla sin las hermandades tampoco sería Nueva York). Siempre teniendo en común la defensa del desarrollo social, cultural y tecnológico de la ciudad.

Hubo puntos de encuentro entre ambos, y destaco el siguiente: Las sociedades más avanzadas se caracterizan porque no existe un excesivo dogmatismo ni en las creencias religiosas ni en las ideas políticas, debiendo ocupar la religión el terreno de lo privado y no el público; y el poder político el segundo pero no el primero.

Por otro lado, destaco a un profesor de Enseñanza Secundaria (Pedro Navarro Imberlón) que es llamado por la Administración andaluza por su buen hacer profesional y humano, y que, después de ser alto cargo de dos consejerías de la Junta, vuelve, por voluntad propia, a su plaza de profesor en un instituto del Polígono Sur. Y en ‘Sevilla, a Debate’ da una lección de dignidad, de orgullo de servidor público (lo que se ha echado de menos en muchos de nuestros representantes en la política actual). Y tiene muy claro que el cargo público no pertenece a él sino a los ciudadanos, y cuando alguien del partido viene a hablar de lo suyo, responde que él es un cargo institucional y un servidor público que solo responde a lo acordado en los planes de gobierno, en concordancia con el sentir de los electores.

Otro ponente del ciclo, José Antonio Cobeña, desempeñó una labor importante en la Administración andaluza, creó la política digital del Servicio Andaluz de Salud, y su Plan Diraya (que significa en árabe  Conocimiento) fue galardonado en Bruselas como la mejor iniciativa de este tipo en los países de la Unión Europea. Cobeña comenta que hay que crear el Club de las Personas Dignas, que son muchas más de lo que pensamos, lo que ocurre es que en la sociedad nos falta organización. Aboga por crear y creer en la colaboración en este grupo de personas.

Fernando Faces, Carmen Baena y Javier Barnes, en ‘Sevilla, a debate’

En otra sesión, Manuel Lara García, presidente de la Asociación Proparque Educativo de Miraflores, pronunció las siguientes palabras, que nos llenó a muchos de entusiasmo: “Conseguimos  la recuperación de la dignidad de un barrio a través de la creación y  desarrollo del Parque de Miraflores, y lo que a ello acompañó (Centros de Educación de Adultos, Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, Escuelas Taller, etc.)”. Decía Manuel Lara, de forma apasionada: “No nos quejemos del barrio en el que vivimos, vamos a cambiarlo. Con esa actitud, hemos recuperado el patrimonio agrícola, arquitectónico y cultural, mediante la rehabilitación de diversos elementos: el único puente  mudéjar que queda en Sevilla, el único molino de aceite que hay en Sevilla (creado por los jesuitas en el siglo XVIII), y dándole trabajo y formación a los parados del barrio a través de las Escuelas Taller”.

 

La intervención de Manuel Lara García me recordó el tema de un acto de ISA Lee en la Feria del Libro: EL PENSAMIENTO ES ACCIÓN.

Con relación a la imagen que dan los medios de comunicación sobre la Sevilla actual, el periodista Carlos Mármol dijo: “La ciudad antigua estaba habitada e identificada por la pertenencia a la tribu, mientras que las ciudades modernas se identifican por sus ciudadanos, lo que no se da con la importancia que le corresponde en Sevilla, donde apreciamos la poca valoración de la meritocracia y el logro personal en diversos ámbitos, y la excesiva relevancia del aspecto social y superficial”.

Por su parte, Javier Barnes, un eminente catedrático y jurista, víctima de la endogamia universitaria, fue tajante en su intervención: “Endogamia es otra manera de llamar a la corrupción, y es propia de una sociedad cerrada y provinciana”. Y situó los casos más graves en el ámbito de lo público, y entre las instituciones que más la practican, las Universidades y los Hospitales Públicos.

Asimismo, Javier Barnes expuso en el debate el problema en los partidos políticos, donde la selección de los integrantes de su organización se produce por cooptación, o por sumisión.

La matemática Clara Grima, en la sesión sobre la ausencia de pensamiento crítico en Sevilla, comenta: “La Ciencia se asemeja al Deporte: Aprender no siempre es divertido, pero siempre es apasionante. Subir al Everest no siempre tiene momentos divertidos, es muy duro, pero apasionante. Entrenarse para correr un maratón, y ser capaz de alcanzar la meta, es duro, pero muy gratificante. El aprendizaje de las Matemáticas contribuye a desarrollar las capacidades necesarias para el análisis y la integración en la sociedad actual. Porque detrás de cualquier tecnología están las matemáticas”.

Como otro ejemplo de que EL PENSAMIENTO ES ACCIÓN, Clara Grima desarrolla iniciativas para cambiar esta situación de infravaloración de la Ciencia, como la que ya funciona, denominada  ‘Ciencia en el Bulebar’, en la que científicos exponen a los ciudadanos temáticas concretas en el ambiente distendido de un bar de la Alameda de Hércules.  También destacó que la falta de pensamiento crítico contribuye a la proliferación de creencias que no tienen ninguna base científica y que van en contra de la Salud. Está siendo muy dañina la seudociencia. Se están defendiendo cosas como la homeopatía, el reiki, la enzima prodigiosa o la campaña antivacunas, que parecen muy guay, y son una estafa.

Como hemos visto, existe un grupo de personas con una trayectoria de dignidad personal y profesional, comprometidos con el avance de la ciudad, con un pensamiento crítico y abierto; pero que no encuentran la articulación necesaria para ser referencias.  Por ello, nuestro objetivo con este ciclo de debates es darlos a conocer y crear redes de actuación ciudadana.