Desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta, igual que estamos atentos a las propuestas de los grupos políticos que actualmente tienen representación en el Ayuntamiento, y analizamos la gestión que hacen de la ciudad tanto desde el gobierno como desde la oposición, también consideramos de interés, para ser estudiadas y debatidas, las propuestas de otros ámbitos políticos, sociales, empresariales, científicos, culturales, vecinales. Por eso, animamos a conocer las propuestas que ha elaborado Equo Sevilla, y que han hecho llegar al alcalde Juan Espadas.

Concretamente, Equo Sevilla ha presentado ante el Registro General del Ayuntamiento de Sevilla una serie de medidas (que pueden ver de forma íntegra en este enlace de su página web www.equosevilla.es) dirigidas a conseguir un segundo impulso en cuanto a movilidad sostenible en la ciudad.

Los objetivos de las propuestas presentadas son favorecer la máxima accesibilidad con el mínimo tráfico, recuperar la mayor parte del espacio público para el paseo y la estancia vecinal y reducir la movilidad privada motorizada en favor de los modos sostenibles. Así, para la recuperación del espacio público plantean delimitar las plataformas reservadas para el transporte público y favorecer la convivencia de vehículos privados motorizados y bicicletas, entre otras.

En cuanto a las medidas para impulsar la movilidad peatonal y de personas con movilidad reducida, la  organización plantea elaborar un mapa de la ciudad peatonal, promover una red de caminos con bancos, fuentes y sombra, y reestructurar las zonas de aparcamiento. Asimismo, para impulsar la movilidad en bicicleta proponen incrementar los aparcamientos en la vía pública en toda la  ciudad y en especial en estaciones, ampliar la red de carriles bici o fomentar la intermodalidad, permitiendo el transporte de la bicicleta en el metro y los trenes de cercanías, creando vagones para tal uso.

Del mismo modo, solicitan mejorar el transporte público, su capacidad, su rapidez, regularidad y frecuencia. Para ello, Equo considera que hay que trazar una red continua de carriles bus y rediseñar y jerarquizar las líneas de transporte público, entre otras medidas.

Lo más sensato de lo que plantean es que propugnan un cambio a mejor de la ciudad secundando lo que han realizado ciudades que son envidiadas, como Copenhague o Vitoria. Cambios que concitan altísimo grado de consenso en esas ciudades, y que no son medidas ni de derechas ni de izquierdas, sino mejoras compartidas, valoradas, verdaderamente transformadoras para aportar  calidad de vida al conjunto de sus habitantes.