El elevado número de árboles talados en calles, plazas, barrios, parques y jardines de Sevilla durante el presente verano está generando debate tanto a nivel político como a nivel ciudadano. Existe confusión y discrepancia sobre hasta qué punto está justificado en todos los casos. Es bueno incrementar la transparencia y el conocimiento sobre el estado de cada arbolado condenado al sacrificio y sobre la calidad de su plantación y mantenimiento a lo largo de los años. Y que la contraposición de pareceres se base en datos y análisis de expertos.

Desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta, que en el año 2018 hemos organizado el ciclo ‘Objetivo 2020: Sevilla Ecosaludable’, consideramos lógico y necesario que los responsables políticos del Ayuntamiento ordenen la tala de árboles cuyo mal estado constituya un serio riesgo de desplome para la integridad física de cualquier transeúnte o pueda también causar daños a bienes públicos o privados (viviendas, vehículos,…). Pero también queremos hacer ver a los grupos municipales y al conjunto de la opinión pública que la contaminación ambiental, y más aún en un contexto de cambio climático, están causando muchas más muertes y muchísima más afectación a la salud de toda la población. Es un problema gravísimo que no tiene foto llamativa en la vida cotidiana y, por lo tanto, corre riesgo de quedar siempre invisibilizado y no atemorizar. Necesitamos a los árboles para respirar mejor y para mitigar el calor. Mientras que la caída de un árbol de gran porte, o una rama grande, sí es una imagen concreta que circula por las redes sociales y se comenta coloquialmente de modo exponencial.

El mal estado de centenares o miles de árboles a lo largo y ancho de la ciudad es un ejemplo palmario de cómo las consecuencias de la gestión errónea o negligente en una faceta de la sociedad no emergen cuando se deciden y se llevan a cabo, sino años después. Desde principios de siglo, en el Ayuntamiento de Sevilla todos los alcaldes, tenientes de alcalde y concejales que han tenido capacidad de decisión en el medio ambiente urbano han fomentado la externalización de la mayor parte de las labores relacionadas con el arbolado existente o de nueva planta, y con las zonas verdes en general. Y no se ha hecho una evaluación de la calidad de los servicios prestados por empresas privadas a cambio de percibir los contratos. Qué ha mejorado en sus manos y qué ha empeorado. Solo tuvo lugar, por su gravedad, en 2016 la comisión de investigación para intentar esclarecer responsabilidades políticas en el escándalo de corrupción del ‘caso Fitonovo‘, al descubrirse dádivas y sobornos a funcionarios y altos cargos a cambio de conseguir algunos de esos contratos.

Acceso a la información municipal sobre el estado de cada árbol que se tala

Aquí aportamos un enlace directo a la información sobre el apeo (tala) de arbolado, dentro de la sección del Área de Parques y Jardines en la web del Ayuntamiento de Sevilla. De cada árbol que se decide apear, está el expediente con el informe técnico sobre su estado, fotografías generales y de detalle sobre dicho árbol, y su ubicación. Además, también a través de dicho enlace se accede a detallada información sobre el Plan de Gestión del Arbolado de Sevilla, y sobre todas las actuaciones que se llevan a cabo.

En este reportaje de la periodista Ana Sánchez Ameneiro en Diario de Sevilla se aportan muchos datos emitidos por el Área de Parques y Jardines, cuyo director general es Adolfo Fernández Palomares, y cuyo responsable político es el concejal David Guevara. Por ejemplo: consideran que son 2.500 los árboles que deben ser talados por mal estado. Son el 1% de los árboles que hay en Sevilla. Aseguran que se han apeado ya 1.600 y se tiene la intención de sacrificar a los 900 restantes durante este verano. A cambio, afirman que se han plantado 2.500 nuevos y prometen plantar 5.000 más en el otoño de 2018.

Y también en dicho reportaje hay testimonios de políticos de otros grupos municipales, como Beltrán Pérez (PP), Cristina Honorato (Participa Sevilla), o técnicas en arbolado como Lourdes Hernández y María Soler, en cuyas declaraciones y opiniones pesa una duda: si el actual Gobierno municipal se ha basado en el informe que encargó y se elaboró en 2015 sobre el estado del arbolado, en el que se señalaba cada uno de los 2.500 árboles que estaban en el nivel de peligrosidad 4, ¿por qué no se han talado todos antes? y ¿por qué no se ha sido capaz de sanar ninguno?

Acciones y argumentos de Red Sevilla por el Clima

La plataforma cívica Red Sevilla por el Clima está realizando varias acciones de protesta y concienciación. Más de 6.000 personas han firmado ya en Change.org una petición para que el Ayuntamiento paralice lo que consideran tala indiscriminada y proceda a una revaluación del informe de 2015, para determinar con datos actuales qué árboles sí deben ser talados. Y va a elevar ante el Defensor del Pueblo Andaluz una queja para que dicha institución intervenga. Alega que las talas y podas realizadas actualmente incumplen con la normativa vigente, en concreto la mayor parte de los apartados del artículo 9.3.11 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) (https://www.sevilla.org/ayuntamiento/transparencia/informacion-urbanistica).

Red Sevilla por el Clima ha consultado a numerosos profesionales expertos en arboricultura “quienes señalan que las podas realizadas actualmente por el Ayuntamiento de Sevilla pueden incluso aumentar más los riesgos de caída, especialmente si se realizan en esta época estival”. Además, asegura que “ha comprobado in situ que la gran mayoría de los árboles apeados no estaban provocando daños en el acerado de las calles ni las ramas suponían un riesgo por posibles caídas”. Afirma que “el Plan de Gestión del Arbolado no se concluyó con la debida participación de la ciudadanía ni con expertos, ni se realizó un proceso de participación e información pública, ni se aprobó una versión definitiva del plan de gestión. Y no consta que la certificación de la gestión del arbolado por parte de entidades independientes“ (punto 12 de las medidas a desarrollar) se haya llevado a cabo”.

La crítica constructiva de un gran experto en Sevilla: José Elías Bonells

Para tener mejor información y más cultura sobre las plantas y árboles, su integración en las ciudades, y sobre ejemplos concretos de buenas y malas prácticas en la gestión del patrimonio botánico en las calles, plazas, parques y jardines de Sevilla, recomendamos a toda la ciudadanía ver el blog Jardines sin fronteras, de José Elías Bonells, gran especialista en la materia, que fue durante más de 40 años, hasta su jubilación, persona clave en el Servicio Municipal de Parques y Jardines. Y sigue estando al día tanto de los avances técnicos a nivel internacional como de lo que sucede a pie de calle en los barrios de Sevilla. Por ejemplo, recomendamos cómo explica, con profusión de fotos de detalle y con explicaciones rigurosas, en su artículo ‘Raíces saludables, árboles saludables‘, de qué manera hay que plantear con especialistas, y con ejemplos ya testados, nuevos modelos de acerados (tanto en diseños como en materiales) y una correcta plantación de árboles procedentes de viveros y con contenedores correctos, para ayudar a prevenir el conflicto entre aceras y raíces de árboles en su crecimiento, que genera muchas incidencias y costes en la gestión de la ciudad. Y muestra ejemplos tanto en Sevilla como en una reciente plantación de árboles en el Lincoln Center de Nueva York.

José Elías Bonells muestra en su blog ‘Jardines sin fronteras’ cómo aprender de este reciente ejemplo de plantación de árboles en Nueva York, en el Lincoln Center, con un diseño de acerado que permite el correcto crecimiento de las raíces de los árboles y no provoca el levantamiento de las aceras.

Otro artículo muy interesante sobre este tema es el publicado por José Elías Bonells en su blog con el título de ‘Eliminación de árboles peligrosos, ¿cuándo un árbol desarrolla problemas‘. A su juicio, “si el 50% del árbol está dañado, probablemente debe eliminarse. Un árbol en declive puede continuar sobreviviendo durante muchos años, pero siempre tendrá un crecimiento y apariencia limitados o anormales”.

Y también es muy revelador todo lo que aporta José Elías Bonells en su blog, en este artículo, sobre las obras en el acerado del Paseo de Colón, en el lado contiguo al Paseo Marqués de Contadero. Con fotos y textos, argumenta que no se están haciendo con esmero para cuidar las glicinias que durante décadas han conformado un hermoso tramo de paseo con pérgola. Al contrario, muestra cómo, por falta de pericia y celo, están siendo maltratadas y sin el adecuado mantenimiento.

Como dice José Elías Bonells, “este trabajo exige la presencia de profesionales con sensibilidad hacia el mundo vegetal con el fin de que no sean siempre los arboles y las plantas las perdedoras en las obras que se realizan en la vía publica”.

Las podas según Luis Manuel Guerra, capataz de Parques y Jardines

También recomendamos seguir los comentarios que publica, desde su perfil en la red social Facebook, Luis Manuel Guerra Bernal, capataz de Parques y Jardines, presidente de la Asociación Cultural de Jardineros “El Pinsapo”, y presidente de la Asociación Cultural y Solidaria “El Anaquel”. Especialista en la materia, y profundo conocedor de cómo funciona  En este verano de 2018 ha dedicado varios, con el título común de ‘La poda de árboles en Sevilla’. El primero comienza así: “Hemos pasado de tener árboles con ramas en peligro, a podar todas las ramas de los árboles por posible peligro. Es absurdo. Es la gestión del miedo la que domina la Administración y así no se puede gestionar la arboleda de una ciudad”.

También dice Luis Manuel Guerra: “La realidad es que en Sevilla no hay conciencia política de solucionar verdaderamente este problema, pues se está talando, indiscriminadamente, sin tener en cuenta las verdaderas razones de mantenimiento de los árboles. Sevilla no puede permitirse quedarse sin sombras. Hay que sembrar más árboles y con nuevos criterios que sirvan para elegir especies adecuadas que no necesitan podas innecesarias”.