El catedrático de la E.T.S. de Ingeniería de la Universidad de Sevilla Alfonso Gañán y uno de sus doctorados han participado este semana en Hamburgo en el primer experimento del XFEL, actualmente la fuente de rayos X más potente del mundo en cuyo desarrollo han intervenido expertos de 11 países.

Es de destacar que Alfonso Gañán fue galardonado en 2010 por la Asociación ISA con el Premio ISA a la Proyección Internacional de Sevilla y que actualmente lidera la empresa sevillana Ingeniatrics, con patentes de nanotecnología que se utilizan a nivel mundial.

La nueva herramienta permitirá analizar la materia a escala atómica como nunca hasta ahora se ha hecho. Sin duda, todo un hito científico que parte de una tecnología creada por investigadores de la Universidad sevillana cuya participación en este proyecto se centra en el sistema de introducción de las muestras biológicas, que utiliza la tecnología Flow Focusing, patentada en 1996 por el grupo del profesor Gañán, y cuyo uso en sistemas como el XFEL fue también patentado por los profesores Alfonso Gañán y Sebastián Chávez en 2003.

En concreto, como explica el propio Gañán, “se trata de fotografiar o “cazar” a las moléculas usando un flash ultra-rápido y ultra-potente”. Así, la tecnología Flow Focusing introduce las muestras en un microchorro con la velocidad y el diámetro adecuados para que su distorsión provocada en el punto de impacto de los rayos X afecte mínimamente al resto. La combinación de la tecnología XFEL (trenes de pulsos ultra-cortos y ultra-potentes de rayos X) con el vehículo Flow Focusing ha dado lugar finalmente a lo que actualmente se conoce como “Serial Femtosecond Crystallography” (SFX), una revolución en biología molecular.

“En 2003 ya vimos que la tecnología que habíamos desarrollado podía tener aplicaciones en este sentido”, explica el profesor Gañán, en referencia a proyectos como el XFEL. De hecho, su invento atrajo la atención de la comunidad científica internacional y en 2007, tras un primer encuentro, comenzó una colaboración entre su grupo de investigación y la Arizona State University (el grupo del profesor John Spence).

En resumen, la tecnología creada en la Universidad de Sevilla está permitiendo introducir muestras biológicas sometidas a análisis mediante pulsos de rayos X generados por enormes equipos recientemente construidas en Estados Unidos y Japón, y lo permitirá también en el XFEL europeo, el mayor del mundo en su clase. Así pues, la tecnología Flow Focusing se configura como una parte fundamental de la tecnología SFX, una revolución en biología molecular que va a ser usada en el primer experimento del gigantesco equipo fruto del proyecto internacional “European XFEL” .