Hace unos días se ha presentado el informe La calidad de la gobernanza del sistema educativo español. Un estudio empírico en el que, tal y como recoge esta información de Educaweb.com, un grupo de 21 responsables políticos, académicos y directores de institutos de enseñanza secundaria han valorado el ejercicio del poder en el ámbito educativo de forma tan baja que los autores de la investigación llegan a la conclusión de que existe “una notable y consistente mediocridad” en la gobernanza de dicho sistema.

El estudio, elaborado por la recién creada Cátedra de Políticas Educativas de la Universidad Camilo José Cela que dirige el expresidente del Consejo Escolar del Estado y coautor de la obra, Francisco López Rupérez, revela que “ninguna de las seis dimensiones analizadas alcanza un 2 sobre 4 y que son los políticos quienes suelen otorgar las puntuaciones más altas”.

Así, además de los resultados y conclusiones, los autores apuntan una conjetura o hipótesis: que la mediocridad en la gobernanza educativa puede ser una de las causas de los bajos resultados académicos del alumnado español, algo que les lleva a apuntar, “como rasgo fuertemente consistente del sistema educativo español, un estancamiento en la mediocridad”.

Según señala aquí la periodista Olga R. Sanmartin en Elmundo.es, el fallo viene “desde gestores que no tienen una visión estratégica de la educación ni gestionan de una forma eficiente los recursos hasta regulaciones que no son apropiadas, pasando por políticos que no tienen en cuenta la evidencia científica a la hora de legislar o no cuentan con los miembros de la comunidad educativa”.

De hecho, la primera recomendación del estudio es que se elabore un código de conducta inviolable en cuanto a los nombramientos de los altos cargos, que permita concretar la aplicación de los principios constitucionales de mérito y capacidad.

“La política de nombramientos deja mucho que desear. Da la impresión de que cuanto menos relación haya entre el candidato y el puesto, mejor”, admite en esta información Xavier Gisbert, que fue director general de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación y embajador educativo de España en EEUU y Canadá durante la época de José Ignacio Wert.

Para acceder a todo el contenido del informe se puede pinchar en este enlace de la Universidad Camilo José Cela.