El problema de las malas condiciones ambientales en numerosos colegios e institutos de Sevilla, cuyas aulas no están preparadas para que se pueda trabajar bien en clase cuando la ciudad está bajo altas temperaturas en los meses de primavera, verano y otoño, ha generado numerosas protestas y debates en los últimos meses. En este sentido, es necesario recordar la movilización de la plataforma Escuelas de Calor, de la que informamos en este artículo de la web de ISA, y las promesas por parte de las autoridades autonómicas y locales para solventar el problema durante este verano, antes del retorno a las clases en septiembre.

Sobre esta cuestión reflexionan en esta tribuna publicada en Diario de Sevilla el catedrático Valeriano Ruiz, socio de ISA y galardonado por la asociación en el año 2016, y Francisco Oñate, miembros los dos de la plataforma cívica Red Sevilla por el Clima.

Ante el problema de la climatización de las aulas ambos proponen “posibilidades que sería interesante tener en cuenta especialmente si se aplican en su conjunto, aunque la disponibilidad de recursos pueda condicionar y obligar a que su implantación sea gradual” y que deberían ser tenidas en cuenta por la opinión pública, las autoridades, los directores de los centros y las asociaciones de padres y madres de alumnos. Así, plantean propuestas para dotar de medios de energía alternativa a los centros escolares con el fin de solventar sus problemas de climatización mediante fuentes de producción energética que también se conviertan en materia didáctica para la comunidad escolar.

En concreto, Valeriano Ruiz y Francisco Oñate proponen, entre otras alternativas que puede leer de forma íntegra aquí, la instalación de bombas de calor/frío que se alimenten de la energía solar de placas fotovoltaicas con un diseño adecuado y dimensionado a cada colegio. Asimismo, indican que disponer de una instalación fotovoltaica”, “permite al profesorado introducir a los escolares en el mundo de las energías renovables, que es hacia donde va el cambio de sistema energético que mitigue el cambio climático”.

Asimismo, abogan por “la revegetación con sombra vegetal en los patios y zonas escolares, utilizando las ventajas que permiten las cubiertas vegetales, fachadas verdes, jardines biodiversos y huertos escolares”, una cuestión que “puede suponer una mejora importante en la mitigación del calor en las aulas, espacios al aire libre y entorno del centro escolar, consiguiendo un mayor confort térmico para sus usuarios”.