Justo cuando se ha cumplido, este martes 13 de junio, dos años de la toma de posesión de Juan Espadas como alcalde de Sevilla y estamos, por tanto, en el ‘ecuador‘ de su mandato es importante analizar su gestión y hacer un seguimiento de sus promesas electorales.

Espadas, como podemos recordar en esta información publicada en 2015 en eldiario.es, no fue el candidato más votado, pero sí fue capaz de articular una “alianza de gobernabilidad”  para ser alcalde en minoría,  con una “línea de acuerdos programáticos” a los que se sumaron Ciudadanos y Participa Sevilla.

Según este informe elaborado por el periodista Manuel Jesús Florencio para Viva Sevilla y Andalucía Información, el alcalde ha cumplido “el 43% de su programa electoral, un porcentaje que podría elevarse en dos puntos más en función de cómo se midan las promesas cumplidas a medias. Por tanto, le quedarían por cumplir entre el 55% y el 57% de las  promesas que hizo durante la campaña electoral para las municipales de mayo de 2015”.

Así, las 376 promesas incluidas en el programa electoral de Juan Espadas como candidato del PSOE a la alcaldía, se podrían agrupar, según plantea el periodista, en distintas temáticas como “la organización y gestión del propio Ayuntamiento, a las que dedicaba 50 medidas (el 13,29% del total); la mejora de los servicios públicos, 68 (el 18,08%);  la economía, 68 promesas igualmente (el 18,08%); urbanismo y vivienda, el capítulo con mayores iniciativas, 87 (el 23,13%); movilidad, 20 (el 5,19%); cultura, 31 (el 8,24%); la universidad, 15 (el 3,98%); deporte, 22 (el 5,85%) e igualdad y diversidad sexual, 15 (el 3,98%)”.

Conforme al interesante análisis de Florencio, “el mayor cumplimiento del programa se da en la mejora de  los servicios sociales públicos y planes en zonas de atención preferente y en la política de vivienda”. En el lado opuesto, “figuran la apuesta por el río y la movilidad sostenible”.

La Asociación Iniciativa Sevilla Abierta siempre ha abogado, desde su fundación hace diez años, por la rendición de cuentas de los servidores públicos, y por la evaluación de sus políticas, y por cotejar qué se lleva a cabo de su programa electoral. Por lo tanto, son bien recibidos todos los esfuerzos encaminados a analizar de modo pormenorizado si hay o no concordancia entre las propuestas electorales de un candidato a la alcaldía, y sus decisiones cuando tiene la vara de mando.

Foto: Andalucía Información