Compartimos a continuación un interesante texto escrito por el periodista y consultor de comunicación sevillano Miguel Angel Robles, socio y director general de Euromedia, que ha sido publicada el pasado domingo como tribuna abierta en ABC de Sevilla y también en su blog. Se titula “Educación y comunicación” y se puede leer aquí:

Educación y Comunicación

Hace poco leí que los hombres libres de una ciudad-estado griega recibían, durante su educación, años de formación en retórica para aprender a entender y a construir argumentos persuasivos. Más cerca de nuestra época, en el siglo XVII, cada estudiante de la Universidad de Harvard estudiaba durante cuatro años cómo argumentar y practicaba lo aprendido en debates. Lamentablemente la formación en habilidades de comunicación está ausente de nuestro sistema educativo, y basta hoy observar a los jóvenes que se incorporan al mercado laboral para constatar que en la escuela, y posteriormente en la universidad, nadie les ha enseñado habilidades de comunicación que son fundamentales para su desarrollo profesional y también personal.

No me refiero sólo a la capacidad de expresarse en público, capacidad confundida desatinadamente con la superación de la timidez (hoy los jóvenes se manifiestan públicamente sin ningún retraimiento, pero produce bochorno verlos intentar explicarse: uno se pregunta a veces si no sería mejor que fueran algo más vergonzosos). Me refiero, en general y sobre todo, a la capacidad de argumentar y construir discursos lógicos, consistentes y bien estructurados. Me refiero a la capacidad de matizar o variar el mensaje según a quién va dirigido. Me refiero a la capacidad de compartir una información o una opinión sin causar rubor ajeno. Todo eso, para empezar. Y en un estadio superior, para comunicar de forma creativa y original.

La memorización de textos largos sobre la que se soportaba la educación en la época en la que yo iba al colegio no era desde luego la mejor estrategia para expandir el pensamiento y la capacidad de comunicación. Como tampoco lo era ese tipo de estrategia que tenía su epítome en los exámenes tipo test, y que ponía a prueba nuestra capacidad de recordar datos concretos. Ninguna de esas estrategias –ni la mera reproducción memorística ni la discriminación entre respuestas falsas y verdaderas- nos ayudaban a la capacidad de conectar conocimientos y comunicar.

Sin embargo, me temo que las nuevas estrategias educativas por las que se viene abogando, lejos de resolver el problema, agravan ese déficit de pensamiento y comunicación. Así, el énfasis en la capacidad de hacer me parece extraordinario, un cambio metodológico necesario, pero sospecho que está llevando a los alumnos a la falsa convicción de que, por ejemplo en el ámbito creativo o literario, se puede escribir sobre cualquier tema a partir de cero, sin ninguna investigación o conocimiento previo, cuando la realidad es que no, para escribir cualquier cosa, antes hay que saber de lo que se escribe, buscando en fuentes, investigando, adquiriendo experiencia, estudiando… Porque no se trata de escribir/crear basura, ni simplicidades u obviedades, sino de crear/escribir nuevas ideas desde el conocimiento adquirido y la experiencia acumulada.

Del mismo modo, el planteamiento de convertir la enseñanza en un juego, ahora tan en boga, está infundiendo entre los alumnos –y lo peor, entre los propios profesores- la idea de que todo lo que no es divertido ni inmediato debe ser descartado del aprendizaje, convirtiéndose así la pregonada gamificación (discúlpenme la palabra, no es mía) en la puerta de evacuación de los pensamientos complejos. Cuando la realidad es que la capacidad de comunicar está intrínsecamente ligada a la capacidad de pensar y entender ideas complejas, y la incompetencia para meditar sobre ellas y comunicarlas nos degrada como individuos y como sociedad.

Finalmente, la incorporación en el aula de la tecnología, sobre todo cuando ésta se concibe no como un medio, sino con un fin en sí mismo, no resulta sino una merma más para las castigadas competencias lingüísticas de los alumnos, sin que tampoco les ayude –más bien todo lo contrario- en sus habilidades para la comunicación no verbal, en las que, insisto, suelen cargarse todas las tintas de nuestro déficit de comunicación. Y es cierto, indudablemente, que no sólo las palabras comunican, e incluso probablemente las palabras representan un porcentaje pequeño de lo que decimos. Pero no es menos cierto que son precisamente las palabras las que más nos elevan de nuestra condición biológica.

A uno de estos gurús del fenómeno social media que han crecido como setas le escuché una vez en una conferencia que ningún razonamiento merece la pena si no puede ser resumido en los ciento cuarenta caracteres de un tuit. Mi duda es la contraria: si hay algún razonamiento de mérito que realmente quepa en el tamaño de un tuit. Probablemente sí, pero formar en habilidades de comunicación no es enseñar a los alumnos a prescindir de cualquier argumento complejo, sino al contrario, es enseñarlos a relacionar información y conocimientos y a construir teorías o argumentos propios a partir de esa conexión de datos e ideas. Es enseñarlos a opinar, pero no a opinar vaciedades y frivolidades. Es instruirlos en la idea de que la opinión es un estadio superior a la información, que requiere asimilación del conocimiento y capacidad crítica.

Una sociedad educada en las capacidades críticas y creativas de la comunicación y la opinión es una sociedad mucho más protegida de la manipulación y de la peligrosa metástasis del pensamiento simple.