Iniciativa Sevilla Abierta quiere hacer pública su discrepancia con la propuesta, repetida estos días en los medios de comunicación, de que se erija un monumento a Karol Wojtyla en la Avenida de la Constitución.

Aunque este proyecto puede contar con el apoyo de una parte importante de los ciudadanos de Sevilla, no es menos cierto que otros muchos sevillanos no se identifican en absoluto con la trayectoria de este personaje histórico. Por tanto Iniciativa Sevilla Abierta, sin dejar de manifestar el máximo respeto al anterior papa de la iglesia católica, considera que su figura no reúne el necesario consenso social para presidir un espacio público tan singular. El nombre de dicho espacio está dedicado a nuestra Constitución, e Iniciativa Sevilla Abierta propone que cualquier monumento que en él se instale, debe identificarse fielmente con los valores constitucionales.

Iniciativa Sevilla Abierta considera asimismo que los monumentos existentes en los espacios públicos de Sevilla, sobre todo los erigidos en los últimos años, reflejan en su conjunto una sensibilidad sesgada hacia valores tradicionalistas, religiosos y folclóricos, a la vez que una patente desconsideración hacia otros más acordes con el pensamiento o la creatividad actual.

Figuras muy representativas del avance social e intelectual de la ciudad durante los últimos siglos, y que por serlo sufrieron persecución en muchos casos, no cuentan con un justo homenaje en las calles o plazas de la ciudad. Incluso una de las escasísimas muestras de agradecimiento público de Sevilla a un benefactor de la humanidad, el científico Alexander Fleming, ha desaparecido inexplicablemente con la retirada del monumento que se le dedicó, por iniciativa popular, en la Macarena.

A pesar de ello, Iniciativa Sevilla Abierta no propone saturar la ciudad de monumentos dedicados a todos los personajes históricos o valores universales que lo merecen, pero sí que los nuevos monumentos que se erijan corrijan ese desequilibrio.