En el comienzo del verano, con la efervescencia de la dinámica turística por la actividad vacacional y con el repunte del consumo por las campañas de rebajas en los comercios de moda y complementos, es conveniente mejorar el conocimiento sobre los profundos desajustes y desequilibrios de nuestro sistema socioeconómico. A través de este enlace puede leerse la información elaborada por la periodista Encarna Freire, con datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, y publicada en el periódico ABC de Sevilla, sobre la brecha salarial que se padece en el conjunto de Andalucía en comparación con el promedio de toda España.

Con datos de la última anualidad analizada al completo, en 2016 (año ya considerado de recuperación según los indicadores macroeconómicos, el conjunto de los asalariados andaluces incluso perdieron poder adquisitivo, con una caída del 0,5% en el sueldo medio bruto anual, que se quedó en 21.268 euros, casi 1.900 menos que el promedio nacional (23.156 euros). Ello representa una brecha salarial de Andalucía con España de casi nueve puntos porcentuales.

Las diferencias salariales por sexos es otro de los factores que refleja la encuesta del Instituto Nacional de Estadística. Las trabajadoras andaluzas cobran en promedio 18.177 euros brutos anuales, frente a los 24.027 de los hombres; ello supone 5.850 euros menos. Así, el salario femenino representa el 75,6% del masculino, una proporción que en Andalucía es incluso inferior a la del conjunto de España, donde la media es del 77,7%.

También recomendamos conocer una radiografía actualizada del impacto de la pobreza y la exclusión social en España y sus comunidades autónomas: ‘El Estado de la Pobreza. España 2017 VII Informe anual sobre el riesgo de pobreza y exclusión’ realizado por la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN España). A través de este enlace se puede acceder a dicho informe. Este es uno de los datos: actualmente hay en Andalucía un 21,8% de mujeres que, pese a tener un empleo, se hallan en riesgo de pobreza.

Según dice EAPN, que en Andalucía aglutina a más de 40 organizaciones, asociaciones y fundaciones: “No es vivir al día, ni apretarse el cinturón; es pobreza con todas sus letras y con mayúsculas, y no por llamarla de forma diferente o mirar hacia otro lado podremos negar sus terribles efectos: un 78,1% de la población andaluza tiene dificultades para llegar a fin de mes”.