La crisis fuerza a los jóvenes sevillanos a emigrar al extranjero de forma masiva


El periodista Iñaki Alonso publica en El Correo de Andalucía un artículo donde se asegura que más de 23.000 jóvenes emigraron al extranjero desde el inicio de la crisis, y del cual podemos deducir que la supuesta recuperación económica no está rebajando la marcha de sevillanos a otros países. Según cita Alonso, 2.867 más fueron los que tuvieron que emigrar en el primer semestre de 2015. Recuperamos a continuación el artículo, que ofrece una gran cantidad de datos para el análisis de esta situación:

La gran evasión persiste en la provincia. Y esta no sabe de macroeconomías ni síntomas de recuperación. La realidad palpable de la calle sigue invitando al sevillano a hacer las maletas y poner rumbo al extranjero para labrarse un porvenir –y preferentemente a otros países de la Unión Europea–. Esa tendencia sigue arraigada en Sevilla, según el último balance de migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos actualizados del primer semestre de 2015. En esos seis meses, emigraron 2.867 sevillanos que, de proyectarse al total del año, supondría un ritmo migratorio similar al de los peores años de la crisis. Así, desde el inicio de la misma, en 2008, han abandonado la provincia 43.728 habitantes.

El peso de esta evasión la tienen, como no, los jóvenes. La fuga de cerebros o la generación perdida, como se le ha denominado este año, representan el 40 por ciento de los que emigraron en los primeros seis meses del año. Son 1.165 personas con edades comprendidas entre 20 y 34 años. El porcentaje, en todo caso, es inferior al acumulado desde 2008: 23.227 sevillanos han abandonado su hogar en los últimos siete años y medio, más de la mitad de la totalidad de emigrantes (53 por ciento).

Pero los efectos de la crisis se entienden en una vertiente doble en el último balance del INE: se marcha más gente pero también llega menos. En este primer semestre llegaron 2.596 inmigrantes, que en el cómputo del año sería calcar las cifras de 2014 y de 2013 –5.000 nuevos–. Un volumen que se entiende en su contexto: en 2008 eran más del doble los que migraban a la provincia de Sevilla.

Todo ello se traduce en un saldo migratorio negativo, lo que no ayuda mucho a un incremento de población que está prácticamente congelado en la provincia –y más todavía en la capital–. De seguir la evolución del primer semestre –el saldo negativo fue de 271–, la provincia registraría su cuarto año consecutivo de pérdida de población en términos migratorios. De ahí se entienden los resultados de otro informe del INE, también publicado ayer, sobre cifras de población a 1 de julio de 2015. Ahí se confirma que la provincia, antaño de las más incipientes en término poblacional –con el baby boom del Aljarafe– se encamina al crecimiento cero. Sólo 1.718 habitantes más de 2014 a 2015… y 412 personas más en los primeros seis meses del año. Pese a ello, se consolida como cuarta provincia más poblada del conjunto del país, con 1.939.824 habitantes.

En la imagen, Aeropuerto de San Pablo por SVQAeropuerto, fotografía disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons.

Anterior Ágora en Sevilla con el Dr. Kin-Man Chan, fundador del movimiento cívico por los derechos y libertades en Hong Kong
Siguiente LA PLATAFORMA CIUDADANA MI CORAZÓN SIN FRONTERAS, PARTICIPACIÓN Y CONCIENCIACIÓN ANTE LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS SIRIOS

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *