La Red Andaluza de lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A) ha presentado la campaña #LaPobrezaInvisible, una iniciativa de sensibilización, capacitación e incidencia política que tiene como objetivo visibilizar aquella pobreza que la ciudadanía andaluza no percibe. Para la Red, la cultura, el ocio, las emociones, las condiciones de la vivienda y el acceso a las TICs son algunas de las realidades a tratar a la hora de hablar de esta pobreza invisible.

Según los datos que aporta EAPN-A, en España la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social es de 29,2%, pero en Andalucía asciende a un 42,3%, lo que alcanza a casi la mitad de la Comunidad Autónoma, un total de 3,5 millones de andaluces. Pese a ello, solo el 26% de los andaluces percibe que la pobreza alcanza los datos oficiales.

En la actualidad, hablar de pobreza invisible es hablar también del acceso a la cultura y el ocio, y para ello la EAPN-A recuerda que el 53,9% de los andaluces no participa en actividades como el deporte, el cine o los conciertos, porque no pueden permitírselo o por otras razones. También llama la atención el alto porcentaje de andaluces que no puede disfrutar de una semana de vacaciones al año, con una diferencia porcentual de más de 13 puntos entre nuestra comunidad y España.

Respecto a la pobreza en las viviendas la Red recuerda que, aunque en los últimos meses la pobreza energética ha cobrado cierto protagonismo en la opinión pública, es necesario ir más allá, pues existe una pobreza de suministros que, por ejemplo, ha duplicado desde 2013 el porcentaje de andaluces que no pueden mantener la casa a una temperatura adecuada.

Otro reflexión que aportan es que la pobreza emocional es completamente transversal a la situación de la persona que vive en situación de pobreza y exclusión social, siendo los mayores afectados los menores, aún más vulnerables. Finalmente, recuerdan no se puede olvidar el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la pobreza TICs, ya que en Andalucía hasta 759.075 viviendas no disponen de acceso a internet. Además, y pese a no existir datos, la EAPN-A denuncia una discriminación en las propias ciudades, donde el acceso al wifi gratuito tan solo está disponible en determinadas zonas, que siempre excluyen a los barrios más desfavorecidos. El porcentaje de andaluces que no pueden disponer de un ordenador personal, como era de esperar, también permanece por encima de la media española desde 2004.

Más datos sobre el informe de la Red en su página, y también en la web de la campaña, http://lapobrezainvisible.es/. Asimismo, proponen el hashtag #LaPobrezaInvisible para aglutinar en Twitter la conversación social sobre este alarmante asunto.