La periodista y escritora Eva Díaz Pérez, con una reconocida trayectoria en el terreno cultural desde Sevilla, rescata en los Viajeros andaluces que contaron el mundo (coeditado por la Fundación José Manuel Lara y el Centro de Estudios Andaluces)  “la visión que de Europa y ultramar ofrecieron desde conquistadores como Cabeza de Vaca a políticos como Emilio Castelar, pero también otros más desconocidos, como Miguel de Barrios, judío capitán de los tercios de Flandes, o el cordobés José Penso de la Vega, autor del primer tratado sobre la bolsa”, tal y como cuentan en esta información publicada en ABC, donde actualmente colabora.

En este ensayo, Díaz Pérez realiza una importantísima aportación ya que lleva a replantearnos cuál es nuestra identidad como sociedad y cómo se ha cometido el error histórico de creernos que nuestra identidad es la visión que tuvieron sobre nosotros los viajeros europeos en el siglo XIX.

En este sentido, tal y como asegura la propia periodista en esta entrevista concedida al Diario de Cádiz, “hemos construido toda nuestra identidad a partir de la mirada del otro”.

“Me apasionan los temas de viajes, siempre los sigo y curioseo. Y siempre me ha sorprendido que los viajeros románticos fueran quienes crearan buena parte del tópico que aún sufrimos los andaluces: un pueblo pasional, retrasado, inculto, algo violento, jaranero. Los viajeros que llegaban aquí venían con cierta idea previa: muchas veces, ves los que estás predispuesto a ver, y ellos abundaron en esos tópicos. Pero lo peor no es eso: lo peor es que buena parte de la construcción de nuestra identidad se hizo a partir de ese retrato, desde la mirada del otro, y nosotros la asumimos. Nos hemos creído un discurso ajeno que podía formar parte de un discurso múltiple, pero que se ha quedado como único“, narra la escritora.

Es decir, para la autora de Memoria de cenizas, es una lástima que nunca se asocie lo andaluz con el cosmopolitismo, por ejemplo, “cuando de aquí han partido las grandes travesías, ¿cómo es esto posible? Fueron andaluces los que contaron cómo eran los nuevos paisajes, fuimos los pioneros. A partir de esta pregunta, empecé a buscar y encontrar historias con la intención de reivindicar la mirada andaluza en el mundo”, añade.

Para saber más de este necesario libro pueden escuchar el podcast con la entrevista realizada en Radio Nacional de España por Manuel Pedraz.

Como escritora, Eva Díaz Pérez comenzó su carrera literaria con la publicación del libro satírico El polvo del camino. El libro maldito del Rocío (2001). En el año 2005 la Fundación José Manuel Lara le publicó la novela histórica Memoria de cenizas, por la que Protestante Digital le concedió en el año 2008 el Premio Unamuno. Ese mismo año fue finalista del Premio Nadal con su obra El Club de la Memoria (Destino). En 2006, nuevamente con la Fundación José Manuel Lara, editó Hijos del Mediodía que obtuvo el premio de narrativa El Público de Canal Sur. En 2011 publicó su cuarta novela El sonámbulo de Verdún (Destino) y en 2013 con Adriático obtuvo el VII Premio Málaga de Novela. El 21 de mayo de 2014 obtiene el Premio Andalucía de la Crítica por su obra Adriático.

Entre sus ensayos destacan La Andalucía del exilio (2008), la guía literaria Sevilla, un retrato literario (2011) y es coautora de la biografía Salvador Távora. El sentimiento trágico de Andalucía (2005).