Desde Iniciativa Sevilla Abierta nos hacemos eco de la interesante reflexión del periodista José María Montero, experto en información sobre temas de naturaleza y medio ambiente, sobre la creciente y preocupante ceremonia de la confusión que dificulta el conocimiento y análisis de cualquier realidad a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.

Bajo el título La risa, el ruido y el rigor, Montero plantea que si la conformación de la opinión pública se tergiversa tanto, no puede funcionar bien una sociedad desde el punto de vista democrático, pues los ciudadanos tendrán cada vez más difícil formarse su propio criterio mediante un fácil acceso a datos e informaciones con rigor. Al estar muy mediatizados por el auge de la ignorancia y de la maledicencia, como los árboles que no dejan ver el bosque.

En este sentido, el periodista asegura que “el entretenimiento ha ido fagocitando a la información hasta crear terribles confusiones, híbridos en donde es difícil distinguir (incluso para los mismos periodistas) la frontera que separa la realidad de la ficción”. De hecho, tal y como apunta, “algunos discursos supuestamente periodísticos en realidad son mítines en donde resulta mucho más fácil juzgar que entender. Por eso, y aunque resulte paradójico, algunos de los que dicen combatir la censura han acabado por convertirse en los nuevos censores”.

Igualmente en dicho análisis, que le animamos a leer íntegro pinchando en este enlace, Montero lamenta que “esas redes sociales que han devuelto el protagonismo a la conversaciones sean las mismas con las que justifican su éxito (medido en followers, of course) esos periodistas maniqueos que defienden la militancia (ciega) para mostrarnos un mundo felizmente reducido a buenos y malos”.