La calidad de vida en una ciudad también se basa en tener en cuenta las necesidades de los niños. Entre ellas, su creciente empoderamiento en sus itinerarios escolares. Muchas conversaciones entre colectivos sociales y representantes de instituciones y partidos políticos señalan la conveniencia de favorecer la movilidad en el camino de ida y vuelta entre el colegio y el hogar, y replantear acerados, cruces y señalizaciones para ponerse en el punto de vista de los menores y mejorar las condiciones de seguridad. Por ello, celebramos como feliz experiencia pionera la ejecutada en favor de los alumnos del Colegio Público Sor Ángela de la Cruz, de Sevilla, contiguo al barrio de San Julián y a la Ronda de Capuchinos.

Durante dos meses, en el otoño de 2017, el Ayuntamiento de Sevilla ha realizado obras de remodelación en el entorno diario de la puerta principal del Colegio. Con una inversión de 50.267 euros, dio cumplimiento al compromiso municipal adquirido con la AMPA San Julián, que llevaba dos años activando la participación de profesores, padres y alumnos para estudiar y proponer cómo mejorar los accesos al centro educativo.

Para facilitar la llegada y salida del colegio, se han reurbanizado las calles Maestro Quiroga y San Hermenegildo, reordenando el viario con modificaciones en las plazas de aparcamiento, ensanchamiento del acerado y creación de una plataforma única en la zona de acceso al centro escolar. La zona peatonal ha quedado acotada mediante bolardos y pintado decorativo de diversos colores aplicado sobre la pavimentación, evitando, así, la invasión de los vehículos. También se ha ordenado, mediante delimitación con bordillos, el aparcamiento que discurre junto al centro escolar por la calle San Hermenegildo hasta la calle Alcántara. Para completar el proyecto, se ha adaptado la red de recogida de aguas pluviales al nuevo trazado viario.

Así ha quedado reordenado el entorno, señalización y acceso a la puerta del Colegio Público Sor Angela (a la derecha de la imagen, en color verde), para favorecer que los escolares lleguen con más seguridad en su camino a pie o en bici.

Desde el curso 2014-2015, la citada asociación de padres y madres de alumnos, como puede verse en su blog puso en marcha elaborar el plan de movilidad sostenible ‘Camino al cole‘. Le presentó la propuesta al profesorado. Se realizó un cuestionario para conocer cómo se trasladan los niños y niñas al colegio (¿en qué medio? ¿solos o acompañados?). En el ciclo de Infantil la realizaron en casa, y en Primaria la realizaron en las aulas, contestando ellos mismos. En este enlace puede verse el estudio y sus datos. Eso permitió realizar un plano con los itinerarios más usuales y sus puntos negros (falta de pasos de peatones, escasa visibilidad a la altura de la vista de los niños…).

El siguiente paso del AMPA fue reunirse con los responsables del Distrito Casco Antiguo y con el concejal de Movilidad para presentarles el plan, el diagnóstico y avanzar en la mejora del camino escolar. Dentro de las diferentes convocatorias del Ayuntamiento para mejorar los barrios (Plan Decide, 2016, y Mejora tu barrio, 2017), se solicitó mobiliario urbano para minimizar los riegos y mejorar el entorno del colegio.

Estas realizaciones de pequeño formato, fruto de la participación ciudadana que se ocupa y preocupa de aportar soluciones y no solo quejas, son muchas veces las inversiones más eficientes del dinero público, las que reportan mejores resultados. Las que modernizan Sevilla de verdad.