Tres antiguos clientes de la Librería Reina Mercedes, fundada en 1967 por el arquitecto Fernando Tudela Goig y gestionada desde 1999 por Paco Vargas, emprenden un profundo proceso de renovación para adaptar la gestión de la única librería especializada en arquitectura y diseño de Andalucía a los tiempos actuales y garantizar su permanencia

Durante el mes de junio, una serie de actos servirán para presentar la nueva etapa de la librería abierta más antigua de Sevilla, un modelo participativo, con tienda online y programación cultural, además de para recordar a quiénes durante medio siglo apostaron por la cultura del libro.

Tras meses de reforma, renovación del fondo y readaptación de la estrategia de negocio, RM Librería (antigua Reina Mercedes) celebrará su 50 aniversario como única librería especializada en Arquitectura y Diseño de Andalucía, vinculada estrechamente con el colectivo de arquitectos, aparejadores y diseñadores sevillanos, así como con los miembros de la comunidad universitaria y vecinos del sector Sur de la ciudad.

El programa de celebración arranca el próximo miércoles 14 de junio, con la “puesta de largo de la librería” tras su reapertura, con la presentación de actividades para los próximos meses, la inauguración de un simpático “book crossing” ubicado en el exterior del local, en una llamativa carretilla de obra amarilla, donde estudiantes y profesionales podrán intercambiar gratuitamente libros para su uso, se presentará también la tienda on-line, con un fondo de más de 30.000 títulos, prescripción de libros a través de un video blog  y sobre todo, el modelo cooperativo que hará posible que los clientes se transformen en socios de la librería.

Este acto servirá para explicar en qué consiste el nuevo modelo de librería, concebida por Carlos Pedraza, Jaime Martínez Davison y José Antonio Barrera, socios iniciales del proyecto. Pero también quiere recordar a quiénes hace cinco décadas fundaron la librería, en un ambiente culto e ilustrado, contracorriente en una España gris, y con una atinada visión de negocio.

Una gota que colma el vaso

Cuando en mayo de 2016 anunciaba su cierre la Librería Reina Mercedes, situada en el número 17 de esta avenida y gestionada desde 1999 por Paco Vargas, “el conseguidor de libros de arquitectura por excelencia”, para los profesionales que la frecuentaban fue como la gota que colmaba el vaso de noticias tristes que acompañan a un sector sacudido por la crisis.

“El comentario en el colectivo fue ‘hay que ver, ya nos quedamos sin el sitio donde ir a comprar libros de arquitectura, tocándolos, hojeándolos,…’ Aunque mucha gente piensa que el libro electrónico supone una competencia, en nuestro gremio es especialmente valorado el libro impreso, el libro de arte. Valoramos el producto tangible, las fotografías magníficas, los planos desplegables, tocar, oler”, afirma Carlos Pedraza.

Este arquitecto y profesor universitario, cliente de la librería desde sus tiempos de estudiante en los años ochenta, se interesó por las posibilidades de continuidad y de viabilidad y empezó para él, junto a sus compañeros, Jaime Martínez Davison y José Antonio Barrera, el proceso total de inmersión en lo que significa el negocio del libro y la gestión de una librería. “Ha sido una auténtica y preciosa locura”, resume.

“Tratamos de buscar un nuevo camino que hiciese viable un proyecto que es bueno, necesario y en el que creemos, como es el de ofrecer cultura, especializada y para el gran público; éramos conscientes de que nos movía cierto espíritu romántico cuando decidimos ponernos en marcha, el empeño de quiénes se mueven por aquello que les apasiona, pero debíamos añadirle una buena dosis de realidad para que se hiciera posible”, detalla Pedraza.

La transformación de RM Librería ha tenido dos vertientes: la recuperación de un local que había sido diseñado ex profeso como librería en los años sesenta y la concepción actualizada del negocio; un aspecto en el que los tres socios han contado con la colaboración de Maite Aragón, socia fundadora de Caótica y La Extra-Vagante (2009-2016).

Renovación de forma y de fondo

La extensión del campus universitario de Reina Mercedes ha alterado con los años no sólo las características de los residentes en este barrio –una población mayor, por una parte, y una población estudiantil, por otra, que vive de alquiler, es móvil y cambiante- sino también la tipología de los negocios basados, sobre todo, en la hostelería y que provocan alta demanda de locales a precios altos.

En ese entorno, RM Librería contrasta por su diseño. Paco Vargas explica que, en 1966, Fernando Tudela Goig diseñó sobre planos la librería, dentro del proyecto de la manzana en la que se ubica, de ahí que sea el único local del barrio que dispone de semi-sótano, escalera y entreplanta.
“El local tiene mucho encanto. Hemos intervenido de un modo muy respetuoso, muy sutil, para quitar los elementos exógenos que se habían añadido a lo largo de los años, porque todo había sido diseñado y modulado de un modo muy ingenioso para albergar la librería. El mobiliario que se ha incorporado nuevo, se ha diseñado siguiendo las pautas originales e inspiradoras del proyecto de Tudela en los 60”, cuenta Carlos Pedraza.

Mientras que en el interior una mesa central sirve para llamar la atención sobre las nuevas publicaciones, en el exterior, el escaparate es una pieza fundamental de atracción de público. Contiene una pantalla digital de novedades y noticias, y cada mes se dedica a una determinada temática, con objetos y libros seleccionados. Uno especial sobre Le Corbusier, los hermanos Bourullec, un especial de Construcción y la arquitectura paisajística o temáticos de países como Portugal o Japón son algunas de las propuestas planteadas, para este año.

Para la concepción de la librería, y con el asesoramiento de Maite Aragón, han apostado por la renovación tecnológica –programas de gestión interna, canal de venta online, lectores electrónicos de precios, acuerdos de Drop Shipping para la distribución y entregas inmediatas, prescripción de libros a través de video blog – pero también han optado por un modelo cooperativo.

Tal y como detalla Pedraza, “estamos felices y muy agradecidos, recibiendo mucho cariño, todo el que nos visita y conoce RM, nos anima y admira el valor que le hemos echado, comentan lo bonito del proyecto y el local, pero como dice Jesús Vigorra: `de halagos no viven los libreros,  además hay que comprar libros´; confiamos en el modelo cooperativo para la viabilidad del negocio. Todos los que amamos la librería podremos tener una pequeña participación en este apasionante proyecto”. Cada socio va a poder asignarse la cuota que quiere y que revierte en compra. La cuota es saldo a favor en las compras, no hay fecha de caducidad. Lo que tienes es una serie de ventajas, de descuentos, de crédito, de bonos regalo proporcional al compromiso de cada socio”.

Además de una renovación completa de los fondos, diversificados con distintas temáticas, como teoría y crítica, urbanismo, construcción sostenibles, diseño, interiorismo, editoriales internacionales y de las revistas especializadas “que son casi libros y una fuente de información fantástica para estudiantes, profesores y profesionales”, hay una línea de productos RMPlus, con objetos de regalo llenos de estilo, los míticos cuadernos Moleskine, complementos, relojes, carteras, láminas, obra gráfica y otros objetos de arte.

Tras un pequeño paréntesis, RM Librería reabrió en octubre y, desde entonces, han contado con la buena acogida de su comunidad al nuevo proyecto y han retomado su colaboración con otros agentes culturales, como la Universidad de Sevilla, las escuelas de arte y los colegios profesionales. Pero, como matiza Pedraza, “queremos ser un enclave cultural de la ciudad y volver a ser un referente para la arquitectura en Andalucía, no sólo como un mero lugar destinado a la compra-venta, sino como un lugar de encuentro y de difusión de la cultura de proyecto”.