El Ayuntamiento de Sevilla va a rescindir otro contrato acordado para la recuperación de un espacio emblemático de la ciudad: el proyecto de recuperación de la antigua estación ferroviaria de Cádiz, junto a San Bernardo. El incumplimiento de los plazos marcados es la causa principal.

La granadina Nuovit Grupo Empresarial fue la adjudicataria de la rehabilitación de la antigua estación en abril de 2014, concurso al que se presentó sin oponentes porque ni siquiera concurrió la empresa que originariamente sí que iba a hacerse cargo del proyecto, Ingesport, que decía estar dispuesta a invertir hasta 5 millones de euros. Nuovit iba a rehabilitar la estación y compaginar su recuperación con un centro deportivo privado, un parking subterráneo y un nuevo mercado de abastos, con una inversión de diez millones de euros, pero ni siquiera presentó en la Gerencia de Urbanismo el proyecto definitivo a pesar de las sucesivas prórrogas que se le han concedido.

Haciendo recuento, en los últimos años numerosas ofertas para la construcción de aparcamientos subterráneos en Sevilla se han quedado desiertas. Por ejemplo, el proceso de adjudicación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne tampoco ha desembocado en que realmente se lleve a cabo el proyecto de reutilización. Y, lo que es más grave, ha quedado paralizada la construcción de las nuevas viviendas en el barrio de Los Pajaritos, tras haber sido derribadas las originarias, por su pésimo estado, y ser desalojadas las familias. Esa paralización supone un agravante para dichas familias, que sufren un mayor tiempo de desplazamiento respecto al lugar donde estaban radicadas.

En veinte meses no se ha hecho nada en la antigua estación de Cádiz, lo que acrecienta la preocupación ciudadana por los numerosos casos, como los que exponemos, en los que la concesión de proyectos por parte del Ayuntamiento a empresas privadas no se llevan a cabo porque fallan dichas empresas. Denota la falta de dinamismo en la ciudad y la falta de seriedad a la hora de evaluar los costes e ingresos. También denota que hay que revisar los procedimientos en la política municipal. ¿Es posible otro modelo de reutilización público-privada de edificios históricos?

En la imagen, «Antigua estación de San Bernardo en 1990» por Pacheco, disponible bajo la licencia GFDL vía Wikimedia Commons.