En Sevilla es costumbre presumir de modo genérico de querencia hacia la ciudad y hacia su patrimonio histórico y artístico, pero fallar en lo concreto. O por desinterés o por desconocimiento, o por ambas causas. Por eso, desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta creemos necesario divulgar la existencia de las ‘Victorias Aladas’ que escoltan los edificios de Aníbal González en el Parque de María Luisa y animar a los sevillanos a integrar estas valiosas esculturas de Lorenzo Coullaut Valera entre los símbolos de la ciudad.

Tal y como explica Alberto García Reyes en este reportaje de ABC de Sevilla, el artista, entonces todavía discípulo de Susillo, labró las tallas después de ganar un concurso frente a otros 14 candidatos en un proceso con un jurado de expertos que buscaba emular lo que dos años antes habían hecho en Turín para su famosa exposición. “Las talló in situ en 1914 instalando en la Plaza de América unos andamios gigantes que se convirtieron en una gran atracción para el público de la época”, cuenta.

Sin embargo, según pone de manifiesto el periodista, estas obras, que “están entre las más importantes del legado de Coullaut Valera”, se encuentran en estado crítico y “presentan un problema de conservación que ya se vaticinó desde sus orígenes: el tipo de piedra usada, la biocalcarenita, es muy porosa y, por lo tanto, muy vulnerable”.

Afortunadamente el Ayuntamiento de Sevilla ha decidido al fin poner fin a esta vergonzosa situación afrontando su restauración. En una ciudad donde la prioridad para restaurar esculturas siempre favorece a las esculturas de la imaginería religiosa, y casi nunca a obras de arte que representan otros temas, y que son parte del espacio público. De momento, tal y como informa Reyes, ha licitado la rehabilitación de cuatro de las 16 esculturas, concretamente las que se encuentran en peor estado y presentan incluso fracturas en sus extremidades, para lo que invertirá una primera partida de 79.000 euros.

Sin duda, esta circunstancia sería una gran oportunidad para ensanchar en la mentalidad sevillana el panorama de símbolos, como ya lo es el maravilloso Monumento a Bécquer, también obra de Coullaut Valera, y también enclavado en el Parque de María Luisa.

Fotos: Raúl Doblado. ABC de Sevilla