Ya saben ustedes que la Plaza de España de Sevilla fue el escenario del rodaje de unas secuencias de Star Wars, Episodio II. Anakin Skywalker (Hayden Christensen), y Padmé Amidala (Natalie Portman) dan un paseo en la compañía de R2-D2 (que ha sido añadido a la escena de forma digital). De este romance secreto nacerán Luke Skywalker y Leia Organa, los héroes de otros episodios de la Guerra de las Galaxias. Según la web oficial, las estrellas del Episodio II hicieron las últimas tomas el 12 de septiembre del 2001. En la escena, la plaza representa un palacio en la ciudad de Theed, en Naboo.

Como puede verse en la imagen, cambiaron mucho el aspecto real de nuestra plaza, aunque a mí me parece que no tanto como algunos cronistas oficiales intentan hacernos creer de muchas situaciones y localizaciones de la ciudad. Y es que hay una Sevilla oficial y otra real y, cada vez más, los ciudadanos han aprendido a entenderse en esta dualidad y a aprovechar lo bueno de cada situación. Con ello, se establece una peligrosa paranoia que, de vez en cuando, se cobra sus víctimas, en forma de concejal o de empresario que sobrepasó los límites del entendimiento. Esa dualidad lleva al delegado del Gobierno a decir que los problemas de tráfico son “menores” y los “naturales de una ciudad como ésta y su área metropolitana” mientras que cientos de miles de ciudadanos pierden minutos de su tiempo en las vías de acceso y salida de la ciudad.

De hecho, a nadie extrañaría ya que la ciudad de Sevilla fuera Naboo. Si hace falta, será Naboo y nos seguirán contando que es la mejor ciudad del mundo.