La Asociación Iniciativa Sevilla Abierta valora positivamente que todos los grupos municipales (PP; PSOE; Ciudadanos, Participa Sevilla e Izquierda Unida) hayan estado juntos en el acto de repulsa al terrorismo etarra, y homenaje a Miguel Ángel Blanco y demás víctimas de dicha banda terrorista, convocado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Cualquier desunión, en un tema tan básico para construir una sociedad democrática, es un grave fallo. Porque, voten a quien voten en una determinada cita electoral, la inmensa mayoría de los sevillanos y de los españoles, comparten un principio básico: jamás está justificado el asesinato, la extorsión y el terror invocando una ideología o un sentimiento.

Es preocupante, sin embargo, que en algunos municipios españoles, tanto grandes como pequeños, no haya sucedido lo que se espera de una cultura política madura, en el año 2017, y con ETA derrotada: que, con toda naturalidad y normalidad cívica, todos los partidos no duden ni un segundo en secundar esta convocatoria. Una convocatoria que evoca, nada menos, que el triunfo en las calles de los ciudadanos al sentirse libres para defender la libertad. Y que homenajea a quienes, como Miguel Ángel Blanco, asumieron con gran civismo el noble ejercicio de la política, representando a sus vecinos como concejal en su pueblo, que es la mentalidad que se le presupone a cualquier persona que da hoy en día ese paso para ser concejal o parlamentario.

“Este crimen supuso un hito en la conciencia colectiva contra el terrorismo”, expuso Marga González, vicepresidenta de la asociación Movimiento contra la Intolerancia, tras el minuto de silencio que se guardó a las puertas del Ayuntamiento y que recoge esta crónica de Diario de Sevilla.