La catedrática en Ingeniería Biomédica Laura Roa, galardonada con uno de los VII Premios ISA a la modernización de Sevilla en la gala de entrega celebrada en el Teatro Central el pasado martes 28 de octubre, nos habló en su discurso sobre el importante reto que supone pensar en una Ciudad Inteligente, texto que recuperamos de forma íntegra a continuación:

Es aceptado en la mayoría de ámbitos científicos / tecnológicos que estamos en los inicios de una tercera revolución industrial donde la investigación, innovación y desarrollo van a ser la base de la economía. Municipios grandes y pequeños están mirando a las tecnologías como medio para ser más eficientes y facilitar la vida de sus residentes y visitantes. Así están apareciendo términos como el de “Ciudad Inteligente”, acuñado para referirse a ciudades que utilizan las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) a través de sus infraestructuras para crear un medio urbano socialmente integrado. Desarrollar una ciudad inteligente no es seguir una receta. Se requiere la cooperación entre administraciones, universidad y tejido socioeconómico. Para diseñar una ciudad inteligente y sostenible es necesaria una cuidadosa planificación de las políticas energética, de aguas, transporte y comunicaciones y de seguridad y salud pública de los ciudadanos. Como creadores o transformadores de centros urbanos existentes en “ciudades inteligentes”, nuestra visión como tecnólogos debe enfocarse sobre ellas como sistemas vivos y evolutivos. Así, no sólo se construyen para hoy, sino que también se inicia el camino para las próximas generaciones. De esta forma, es muy importante educar a las nuevas generaciones en la cultura de las ciudades inteligentes. Es importante no olvidar que la inteligencia de las “ciudades inteligentes” dependerá de la inteligencia y visión de sus diseñadores. En el actual contexto científico-tecnológico, y como consecuencia de la cooperación multidisciplinar entre ingeniería biomédica, medicina, biología, y otras disciplinas, están apareciendo nuevas aplicaciones y tendencias en las investigaciones médicas, que han dado lugar a la aparición de nuevos paradigmas, como medicina preventiva frente a medicina reactiva o medicina personalizada, que implican el desarrollo de dispositivos capaces de detectar o diagnosticar una enfermedad en una etapa temprana antes que aparezcan los síntomas clínicos. Con esta perspectiva, se justifica que el cuidado de la salud y del medio ambiente sean áreas científico tecnológicas de innovación muy importantes en la tercera revolución industrial, que está comenzando a desarrollarse ante nuestros ojos. La importancia económica del sector sanitario en Europa se pone de manifiesto en que el mercado de tecnología sanitaria facturó en 2011 95 billones de euros. En este contexto de las tecnologías aplicadas al ámbito sanitario, las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMEs) pueden contribuir en ciudades como Sevilla a procesos innovadores que lleven a una sostenibilidad, tanto de las propias empresas como de los sistemas de salud”.

Tenéis el discurso íntegro de Laura Roa en el siguiente vídeo, a partir del minuto 19: