Ahora que estamos en verano, desde la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta queremos poner de relieve el alarmante problema social que supone la adicción de los adolescentes a la hipercomunicación a través de los ‘smartphones‘. Una cuestión que a la vez, genera incomunicación, embrutece la capacidad de desarrollar muchas habilidades, y corroe las relaciones en las familias y en los centros educativos.

Así lo pone de manifiesto el psicoterapeuta Jesús Herrera que trata a lo largo del año con centenares de jóvenes en el programa Proyecto Joven de la Fundación Proyecto Hombre Sevilla, y que tiene experiencia y perspectiva para poder determinar la magnitud del problema, dado que no se producía hace 15 años.

En esta entrevista publicada en el periódico ABC de Sevilla, el experto señala que en los últimos años, el 20% de los jóvenes que han acudido a la fundación lo han hecho precisamente por abuso de móviles, ordenadores... y que “el abuso de las nuevas tecnologías no es el problema, sino el síntoma, detrás del cual puede haber un problema de falta de cohesión parental, carencia de normas y límites, falta de autoestima, carencia de afectividad, problemas de control de impulsos…”.

En cuanto a la adicción a los móviles, Herrera explica que comparte muchas características con la adicción a la droga como la idealización, que toda su vida gire en torno a eso, que haya un deterioro físico y psicológico, un síndrome de abstinencia…” e incluso la violencia cuando los padres les quitan el móvil.