El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla, convocado en sesión urgente y extraordinaria, ha dado luz verde el 8 de noviembre a la adquisición, por 4,5 millones de euros, de la Casa Fabiola para acoger la colección de obras de arte que Mariano Bellver dona gratis a la ciudad. Una operación que ha contado con el apoyo de PSOE y C’s, la abstención de PP y Participa Sevilla y el rechazo de IU. Sin embargo, la oposición ha tumbado la propuesta de adquisición de un 35 por ciento del edificio de la Junta de Andalucía en Plaza Nueva, que se quería comprar por seis millones de euros.

En Fabiola se encuentran actualmente servicios administrativos del Ayuntamiento, que éste apostaba por reubicar, junto a los de varias sedes, como el edificio Metrocentro, el de la calle Pajaritos o la Torre de la Plata, en las instalaciones de la Junta de Andalucía en la Plaza Nueva, propiedad de la Empresa Pública de Gestión de Activos S.A., mediante la compra del 35 por ciento del edificio. Así, se unificarían los servicios de Hacienda, la Agencia Tributaria, Gobierno Interior, Recursos Humanos o Patrimonio.

Sin embargo, esta adquisición que ha sido planteada por el alcalde, Juan Espadas (PSOE), como una oportunidad de centralizar los servicios y de reducir costes de alquileres, ha sido tumbada por la oposición al completo, que alega que hay “otras prioridades” en la ciudad para gastar esos fondos.
El concejal delegado de Hacienda, el socialista Joaquín Castillo, incidía en que en el edificio de Plaza Nueva coincidía el “doble interés” de la Junta de Andalucía de vender y del Ayuntamiento de querer trasladar sus servicios a un edificio en buen estado, “avanzando en la racionalización de activos”. Además, defiende que los fondos que irían a ambas adquisiciones provienen de partidas que no se iban a “ejecutar y era dinero que se iba a perder”. “Se trata del interés de la ciudad y de dejar un buen capital a Sevilla”, añade.

Pese a esa argumentación, la propuesta de comprar parte del edificio de la Junta ha levantado las críticas del resto de partidos, como las del PP, donde Gregorio Serrano, pese a que reconocía que “puede ser una oportunidad”, recalcaba que “no es una prioridad”. “Cuando se quiere hay dinero para todo”, incide, agregando que el traslado de la colección Bellver a Fabiola, cuando ya se había acordado anteriormente que se ubicaría en el Pabellón Real, “no era necesario, por lo que la compra en Plaza Nueva es una prioridad impostada”.

Serrano señala que, mientras se hace este planteamiento de gasto, se “sigue cayendo a pedazos” el patrimonio actual, e insta a redirigir esos fondos a asuntos sociales, a un plan de empleo propio o a arreglos de calles.

De su lado, el portavoz de C’s, Javier Millán, afirma que se trata de “una operación inmobiliaria que no es oportuna ni prioritaria”, por lo que pide invertir el dinero en algo “necesario” para la ciudad. Considera que hay “enormes carencias en los barrios, se necesitan que la ciudad salga del estancamiento y la mejora tecnológica de la Administración local”.

Por todo ello, espera que “el ingenio desplegado aquí, se emplee en proponer inversiones que redunden en la mejora de la calidad de vida ciudadana”. “Me quito el sombrero ante la habilidad demostrada para encontrar fondos”, recalca.

La portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano, ha afirmado que Espadas tendría que explicar que “ha engañado a Sevilla con un presupuesto que dijo que iría a asuntos sociales pero que ha sido una farsa”. Critica que “la prioridad ahora sean las operaciones inmobiliarias” y asegura que las políticas del PSOE “no están con la problemática de la gente”.

“Espadas debería explicar a los barrios más pobres esa operación inmobiliaria, a los colegios que necesitan actuaciones, a quienes viven en la calle, a los parados, a quien espera viviendas o a quien tiene problemas de diversidad funcional”, concluye.

Por último, el portavoz de IU, Daniel González Rojas, ha recordado que este martes estaba fijado “un desahucio en Cerro Amate y 280 familias esperan una solución habitacional”. “Esto no es demagogia sino realidad, por lo que IU no entiende la oportunidad de esa compra”, señala. Valora la idea de centralizar los servicios, pero no de “sacar 2,5 millones del plan de empleo, de la reforma de edificios o de las escuelas taller”, aunque acepta los 3,5 millones de las acciones de Mercasevilla ante el “impasse” de Mercasa.

Rojas se pregunta si esa adquisición de la Plaza Nueva responde a un interés de la ciudad o a “quitarle el marrón a la Junta andaluza y a Susana Díaz”. “No entendemos que sean urgentes, ni prioritarias y son incumplimientos de los acuerdos presupuestarias con IU. Qué fácil se encuentran once millones debajo de las piedras cuando se quiere”, sentencia, tras plantear que en la ciudad hay contenedores culturales vacíos como para no tener que adquirir la Casa Fabiola para Bellver.
Ante el rechazo de la oposición a la compra del edificio de la Plaza Nueva, Espadas ha criticado que no se le hubiera informado antes de su posicionamiento “y no lo hubiera traído” al Pleno. “Creen que mostrar su oposición en el Pleno es un desgaste del gobierno, pero lo que demuestra es que yo soy el responsable. Se retratan ante Sevilla. No acepto bravatas sobre demagogia ni lecciones de cómo atender la ciudad”, sentencia.

Además, Espadas se pregunta si la votación hubiera sido diferente hace unos días antes de que Juan Ignacio Zoido fuera designado ministro. “El PP está a la búsqueda de decidir cómo se reorganiza. Hubiera hecho falta la serenidad y el liderazgo de hasta hace unos días”, concluye el alcalde, que ha sido respondido por Gregorio Serrano, quien asegura que la votación hubiera sido la misma porque él “porta” la decisión de su grupo.

En la imagen superior, fotografía en el servicio de Google Maps del edificio citado en la Plaza Nueva, donde se ubica en la actualidad la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía.