Según un informe publicado por Comisiones Obreras basado en datos de la Agencia Tributaria, los trabajadores sevillanos cobran de media 718 euros menos que en el año 2008, lo que supone un desplome por encima del 4%.

Los salarios en Sevilla alcanzaban al comienzo de la crisis los 16.638 euros anuales. En 2015 (últimos datos disponibles) la renta per cápita de los sevillanos era de 15.920 euros, lo que supone una pérdida de poder adquisitivo del 4,3 %. Ante esta situación, Carlos Aristu (secretario de Acción Sindical de CCOO de Sevilla) insiste en que “debe haber un cambio de actitud en los empresarios y empresarias de la provincia porque los trabajadores necesitamos que se abandone la senda de la austeridad salarial para poder vivir con dignidad”. A esto añade que “nos han intentado vender que con las reformas laborales y la devaluación salarial se saldría de la crisis, pero la realidad es que lo único que se ha conseguido es precarizar el empleo y que se produzca una pérdida importantísima de poder adquisitivo”.

A pesar de estos datos, Sevilla es la provincia andaluza con mayor masa salarial. El salario medio de los trabajadores sevillanos se sitúa en el puesto número 39 del total de las 52 provincias españolas por detrás de provincias como Ávila y Toledo. A la cola, porque tienen salarios aún más bajos que Sevilla, están Murcia, Tenerife y Zamora, además de las otras siete provincias andaluzas. El sector con más peso en la capital andaluza sigue siendo el turismo, sin embargo “los récords de visitas turísticas no se corresponden con un aumento de la calidad del empleo”, asegura Carlos Aristu.

En Andalucía, Huelva es la provincia en la que los salarios han caído de forma más acusada situándose en 12.512 euros, un 11,2% menos que en 2008. En el cómputo total de la comunidad andaluza, los trabajadores cobran 963 € menos desde el inicio de la crisis.