El sector del taxi se ha convertido en un problema en Sevilla. Son conocidos los altercados provocados en los últimos años contra empresas privadas de alquiler de vehículos. Los últimos casos ocurrieron, primero, el jueves 2 de febrero en el aeropuerto de Sevilla cuando un grupo de taxistas roció con ácido a cinco coches de la empresa Cabify con sus conductores en el interior. Posteriormente, el lunes 6 de febrero, acorralaban a un vehículo de la misma empresa a las puertas del Hotel Inglaterra, situado en la Plaza Nueva, mientras esperaba a unos clientes. Ante esta situación, la Asociación ISA emite esta nota dirigida a la opinión pública y a las autoridades municipales:

Los ciudadanos estamos asistiendo a unos acontecimientos de violencia, agresión y coacción hacia algunos taxistas y conductores por parte de un grupo conocido de taxistas que están imponiendo un monopolio en el servicio del Aeropuerto de Sevilla, lo que está perjudicando claramente la imagen de la ciudad, así como la seguridad personal y jurídica de algunos profesionales.

El sector del taxi es supuestamente un servicio público que, en el caso de los pasajeros del aeropuerto, parece atender más a los intereses privados de algunos taxistas que a los de todos los ciudadanos, que es lo que le confiere el carácter de servicio público. Este desequilibrio entre servicio público y negocio privado se ha intensificado por la dejación continuada de la administración municipal, a lo largo de muchos años y por parte de muchos alcaldes y concejales, en la exigencia del cumplimiento de la normativa reguladora del Taxi. Dejación que está llegando a su límite, ya que la impotencia y pasividad de los actuales responsables municipales permiten el mantenimiento del monopolio y sus consecuencias (la reiteración de los actos de violencia), a pesar de lo que establece una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

El colmo de esta situación han sido las afirmaciones del representante de los taxistas del Aeropuerto, en las que justifica la violencia, habla de guerra y califica de enemigos a otros profesionales del sector, menosprecia al Delegado Municipal, y a todos los ciudadanos con sus frases soeces; un taxista, al que el Ayuntamiento le tiene abierta una investigación por cobro abusivo.

Ante estos lamentables hechos la asociación ciudadana Iniciativa Sevilla Abierta (ISA) , manifiesta lo siguiente:

== Los responsables municipales deben acabar ya con este monopolio, e implantar de inmediato el turno rotatorio, atendiendo a la sentencia del TSJA. Si el Delegado Municipal es incapaz de solucionar este gravísimo problema, que sea sustituido por otro representante más resolutivo.

== Exigir las medidas de seguridad adecuadas para que todos los taxistas y conductores que cumplen la ley no se vean en peligro ni coaccionados en su desarrollo profesional, ni en el aeropuerto ni en cualquier otro lugar.

== Racionalizar el servicio de taxi a los pasajeros del aeropuerto (información clara y asequible en el aeropuerto, así como una tarifa acorde al recorrido).

Súmate al manifiesto de Iniciativa Sevilla Abierta y Sevillasemueve

A raíz de los últimos altercados, la asociación Sevillasemueve ha puesto en marcha una petición en el portal Change.org, dirigida al Ayuntamiento de la ciudad, para exigir un servicio de taxi digno. Iniciativa Sevilla Abierta también se suma a esta iniciativa y animamos a la ciudadanía a unirse en esta justa reivindicación. A continuación reproducimos el manifiesto:

 1.- El servicio de taxi es un componente muy importante del sistema transporte público en la ciudad, y un elemento clave para la calidad de la oferta de Sevilla como ciudad turística y de servicios. La mayoría de sus profesionales son trabajadores honrados y esforzados que hacen un buen trabajo.

2.- Sin embargo, y desde hace muchos años, la ciudadanía observa con gran preocupación como la calidad del servicio se viene degradando, sobre todo por culpa de malos profesionales que han tomado como propios lugares como el aeropuerto, impidiendo el acceso libre de todos los taxistas al mismo.

3.- A ello se une la frecuencia con que los clientes, sobre todo los turistas, son objeto de abusos a la hora de cobrarles tarifas por encima de lo legalmente establecido: carreras de longitud innecesaria, recibos irregulares, y toda una serie de malas prácticas denunciadas en múltiples ocasiones por asociaciones de consumidores y medios de comunicación, y motivo de preocupación para la ciudadanía.

4.- Los sevillanos, que este año dedicaremos 818.157€ de nuestros impuestos a rescatar licencias de taxi, cuyo sustento depende en muchos casos del turismo y los servicios, que nos empeñamos día a día en ofrecer la mejor cara de Sevilla, no merecemos que un pequeño aunque bien organizado grupo de malos profesionales, lo tiren todo por tierra al objeto de llenarse los bolsillos con prácticas ilegales. Este tipo de grupos de coacción son inadmisibles en una sociedad democrática y decente.

5.- El ayuntamiento por su parte, conoce muy bien y de primera mano desde hace años lo que está pasando, pero dimite de su responsabilidad de poner coto a esta situación. Sabemos que es difícil, pero nadie les ha obligado a ser responsables políticos. El que no se sienta capaz de afrontar  la situación con valentía, que se dedique a otra cosa.

Sevilla no puede seguir siendo rehén de ningún grupo habituado a imponerse por la fuerza, a utilizar un servicio público a su antojo, a hacer de las amenazas, la violencia y la estafa su modo de vida, a denostar la imagen de la ciudad.

Exigimos al ayuntamiento que:

1.- Garantice que el trabajo del taxi, especialmente el servicio de taxi del aeropuerto, esté abierto a TODOS los profesionales del taxi, sean de la asociación o agrupación que sea, mediante la adopción de sistemas como el turno rotatorio, además de vigilancia policial y otros dispositivos que hagan cumplir las normas y sancionar en consecuencia, sin ningún tipo de excepción, llegando incluso a la retirada de licencias, si procede.

2.- Aplique sin demora los recursos de que se dispone en una sociedad democrática: policía, justicia, aplicación del estado de derecho con todas sus consecuencias, y apoye a los taxistas honestos que tienen todo el derecho a realizar su trabajo libremente y sin coacciones.

3.- Asegure la protección de los consumidores contra el cobro abusivo y la picaresca por parte de malos profesionales, mediante labores de vigilancia policial, y una buena y abundante información sobre tarifas al consumidor, incluidos los turistas.

4.- No sea cómplice de esa parte del sector del taxi que se empeña de tachar como intrusismo a las licencias VTC y otros transportes para tratar de criminalizar lo que es una simple práctica de libre competencia, cumpliendo siempre con la legislación vigente, y que son usadas como excusa para tratar de legitimar los ataques violentos que habitualmente reciben estos vehículos.

Puedes acceder a la petición y firmar en el siguiente enlace: https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-sevilla-manifiesto-ciudadano-por-un-servicio-de-taxi-digno-en-sevilla