“Rayuela”, la librería de Miguel Escalera, fue la primera sede que tuvo Iniciativa Sevilla Abierta. Es uno de nuestros socios más antiguos. Así nos cuenta su historia:
Mi partida de nacimiento esta en el registro civil de Málaga, y la de bautismo en la iglesia del Carmen del barrio del Perchel. La razón fue que mi familia materna se estableció allí tras vender las pocas fincas de olivar que tenían, buena decisión pues allí han prosperado. Mi madre por suerte para mí quedó en el pueblo casándose con uno de los hijos del Jefe de Estación. El ferrocarril ha marcado de alguna forma mi vida.
Mis padres son de Casariche, uno de los últimos pueblos de la provincia mirando hacía el sur. Allí pasé  mis primeros seis años de vida. Mi padre, ferroviario también, fue trasladado a Sevilla donde nos instalamos en 1966, primero en Triana y posteriormente en la Macarena.
Estudié bachillerato en el Instituto San Isidoro, donde viví la muerte del dictador Franco y el inicio de la llamada Transición, con encierros, huelgas, activismo social y político.
Estudié Psicología a la vez que iniciaba mi independencia económica trabajando en el ferrocarril (como mi padre y mi abuelo).
Me enamoré, empece a compartir mi vida con Lola, con la que he vivido y aprendido mucho y tuvimos nuestro primer hijo.
Abandone RENFE aprovechando una regulación de empleo y después de un año “sabático” que dedicamos a la construcción de una casa en la sierra, iniciamos el proyecto que nos mantiene vinculados a esta ciudad.
Rayuela nace con el empeño de mi compañera Lola Gallardo y mío de crear un espacio para la infancia en el que la lectura y el juego se dan la mano, y poner nuestro grano de arena en aportar materiales para la que consideramos como la etapa más importante en el desarrollo de la persona.
Empezamos con una pequeña librería en la calle Barcelona, junto a Plaza Nueva. Hemos sido siempre unos manitas y nos ha gustado la decoración, así que manos a la obra hicimos estanterías, pintamos y decoramos todo lo que estaba a nuestro alcance y abrimos las puertas en octubre de 1996 una semana antes de nacer nuestro segundo hijo.
Ocho años después tuvimos energías para abrir nuestra librería de Rayuela Encarnación, en esta ocasión pudimos apoyarnos en los bancos que ayudaron a financiar nuestra apertura en un otoño de 2004. Funcionando ahora con una nueva estructura de personal que nos ha permitido a Lola y a mí desarrollar otras ideas y proyectos.
El más importante hasta la fecha ha sido la realización del Proyecto de Contenidos y Museología para el futuro Parque de los Cuentos, que se va a construir si la crisis lo permite en Málaga, en el convento de la Trinidad. La realización de este proyecto nos ha llevado dos años y ha sido posible al
ganar, formando parte de un equipo multidisciplinar con arquitectos y museógrafos, el concurso de ideas convocado por la Consejería de Cultura, para crear un equipamiento cultural en torno al Cuento.
Me gusta vivir en Sevilla, aunque quizás demasiadas veces necesito huir de ella, espero que un día entre todos consigamos que estas huidas de todos, estén motivadas más por la búsqueda de nuevos
caminos y no por la frustración.