Un senador demócrata de Estados Unidos ha presentado una demanda contra Dios ante un tribunal del estado de Nebraska en la que le acusa de provocar pavorosas inundaciones, terroríficos tornados y pestilentes plagas en diferentes partes del mundo que generan sufrimientos humanos.

Ernie Chambers, que así se llama, afirma que como Dios es omnipresente y que por tanto puede ser demandado en cualquier parte y que está buscando una orden permanente de alejamiento contra el Todopoderoso. Afirma que en numerosas ocasiones ha intentado ponerse en contacto con el “demandado”, del que dice que es conocido “por todo tipo de nombres, alias y títulos”, pero que hasta el momento sus esfuerzos no han obtenidos resultados.

El senador demócrata critica el hecho de que Dios nunca haya mostrado compasión o remordimiento por sus crímenes, y pide al juez que celebre una audiencia oral “lo antes posible” y que prohíba al demandado continuar con estas acciones.

Si resultara imposible citar al demandado, el senador pide que se haga lo propio con los distintos representantes de religiones y cultos que se reconocen como agentes de suyos.

Tal vez Garzón…