El viernes 25 de enero de 2008, entre las 19:00 y 22:00 horas. Iniciativa Sevilla Abierta realizó una acción a favor de un cambio en la política sobre monumentos en los espacios públicos de la ciudad.

Consistió en una proyección de diapositivas en el primer tramo de la Avenida de la Constitución, próximo al Ayuntamiento (encuentro de la avenida con la calle Fernández y González).

La proyección trataba de tres temas fundamentales: de personalidades a quienes se ha privado de monumento en Sevilla, aunque lo bien lo merecieran, de valores universales que inspiran monumentos en otras ciudades, entre ellos el artístico, y de una propuesta concreta para corregir el sesgo del conjunto monumental actual de la ciudad y saldar una deuda con los sevillanos que sufrieron la cara más implacable de la intolerancia: un monumento a las víctimas de la Inquisición en la Plaza de San Francisco, el lugar donde se realizaban los autos de fe.