Han sido numerosos los sevillanos que, en distintas épocas de la historia, tuvieron que abandonar la ciudad forzados por su ambiente opresivo. Mentes abiertas a nuevas ideas han sido sistemáticamente objeto de persecución, como fue el caso de Blanco White o Luis Cernuda, y el de otros muchos de mayor o menor renombre.

Afortunadamente los tiempos han cambiado, y quedaron atrás los aspectos más bárbaros de la intolerancia. Otros, sin embargo, permanecen, siendo los responsables de una silenciosa y continuada sangría de talentos que sigue empobreciendo la ciudad y limitando sus posibilidades de progreso.

El principal objetivo de Iniciativa Sevilla Abierta es el de la superación de tales obstáculos, haciendo más ancho el espíritu acogedor de la ciudad, más libres y diversas las voces influyentes y más sensibles y atentos los oídos de sus gobernantes.

En esta empresa, los sevillanos de dentro no pueden olvidar a los de fuera, a los que por una u otra razón tuvieron que marcharse. Unos y otros tenemos el mismo interés en que el crecimiento de la ciudad sea más cultural que urbanístico.

Aprovechando las vacaciones navideñas, propicias para el reencuentro, convocamos a todos los amigos de Iniciativa Sevilla Abierta a un acto festivo especialmente dedicado a los que no viven aquí. Fue una Cita en Sevilla Abierta, que se celebró el jueves 28 de diciembre a las 12 del mediodía en el Patio de El Salvador.

En el acto tomaron la palabra algunos de los sevillanos de fuera para hacernos saber las razones de su marcha y la nueva óptica que tienen de Sevilla desde su nuevo punto de observación. En agradecimiento, se les hizo entrega de un reconocimiento como Hijos pródigos de Sevilla Abierta.