Este domingo día 28, la Asociación Iniciativa Sevilla Abierta volverá a participar un año más en la Feria del Libro de Sevilla con el ciclo ISA Lee, un acto organizado en colaboración con el Plan Fomento de la Lectura-ICAS, que se celebrará de 13:00 a 14:30 en la Pérgola de la Plaza Nueva y que llevará por título ‘Reivindiquemos los placeres inútiles de la vida’.

Como viene siendo habitual, se trata de un acto pensado para que la ciudadanía lo comparta, como una celebración de la lectura como eje del saber y del conocimiento compartido.

La idea de la iniciativa ISA Lee nació en 2008 cuando “un grupo de ciudadanos, que estábamos realizando la programación anual de nuestras actividades, pensamos que era necesaria nuestra participación en una feria que había nacido de  la sociedad civil, y que se organizaba de forma independiente con respecto a los diversos grupos de poder, como era la Feria del Libro de Sevilla”, tal y como contó el presidente de ISA, Eliseo Monsalvete, en la entrega del Premio que la Feria ha concedido este año a la asociación.

Desde 2009, primer año que se llevó a cabo, cada edición se ha centrado en una temática concreta. Primero buscando textos alusivos a algunos de nuestros principios: Libertad, Racionalidad, Cosmopolitismo, Laicismo, Creatividad. En 2010 teniendo como referencia la acepción griega de la palabra “idiota”  (aquél ciudadano que no se implica en las actividades políticas ni colabora en la toma de decisiones que afectan a la sociedad)  con el lema ‘No somos idiotas’.

En 2011, con el lema ‘La rebelión contra el poder opresor’ con textos que recogía actos de respuesta contra el poder establecido (Estado, Monarquía, Iglesia, Lobbies Económicos, etc.) de forma individual o colectiva, para rendir un homenaje a ideas, actitudes y personajes poco valorados, muchas veces denostados e incluso perseguidos por los  distintos gobiernos y grupos de poder a lo largo de la historia. En 2012 formulando la cuestión ‘Los ciudadanos adelantados a su tiempo, nos preguntamos: ¿Ha habido en nuestra ciudad personas destacadas que hayan sido capaces de contribuir al progreso a pesar de las condiciones sociales y políticas? ¿Los conocemos? ¿Se valoran y difunden sus ideas y actuaciones por la sociedad institucional y por los ciudadanos?

En 2013, con el título El pensamiento es acción; en 2014 Las utopías realizadas; en la antepenúltima edición, la de 2015, le dedicamos el acto a la importancia de ‘La ciudad como espacio compartido para la actividad creativa’ y en la última edición, de 2016, la dedicamos a nuestro autor universal Miguel de Cervantes y a su obra y su relación con la ciudad. ‘Cervantes, el primer cronista de la ciudad’. 

 

Manifiesto sobre el tema central que inspira el acto ISA Lee en su edición 2017, como siempre en la Feria del Libro de Sevilla:

REIVINDIQUEMOS LOS PLACERES “INÚTILES” DE LA VIDA

Existen saberes que son fines en sí mismos, cuyo valor esencial es del todo ajeno a cualquier finalidad utilitarista, saberes que por su naturaleza gratuita y desinteresada han ejercido un papel fundamental en el cultivo y en el desarrollo civil y cultural de la humanidad, saberes que han ido configurando el alma de las sociedades, forjada a través de la Historia.

Los saberes han sido las armas de las que se ha valido la inteligencia para el progreso humano y tecnológico de las sociedades más avanzadas. Como consecuencia del excesivo desarrollo tecnológico que se ha producido en las últimas décadas,  ha habido una supravaloración del mismo y un uso meramente economicista  que atiende más a los deseos de unos pocos que al desarrollo del conjunto de la sociedad.

Paradójicamente, el saber también constituye por sí mismo un obstáculo contra el delirio de omnipotencia del dinero y el utilitarismo, una salvación para esa vida marcada por la obtención de un fin cuantificable que dificulta el disfrute del camino  y cuyo objetivo es convertir a la inteligencia en una fuerza meramente productiva al servicio de una minoría.

Solo quien ha creado las leyes del mercado puede desafiarlas, solo el  saber puede modificarlas para que aquellas sirvan a los deseos humanos de las sociedades democráticas. Yo puedo poner en común con los otros mis conocimientos sin empobrecerme. Puedo enseñar a alguien una teoria física, una poesia o una pieza musical dando vida al milagro de un proceso virtuoso en el que se enriquece, al mismo tiempo, quién da y quién recibe.

Ante una carrera por el uso y el beneficio de  todo lo que nos rodea,  la naturaleza de los objetos y de los humanos no despierta ningún interés, dificultando la percepción de la grandeza que tiene una puesta de sol, un cielo estrellado,  etc.

Tenemos necesidad de lo inútil como tenemos necesidad, para vivir, de las funciones vitales.

La poesía, la necesidad de imaginar, de crear, es tan fundamental como lo es respirar (nos recuerda Ionesco).

Todo arte es completamente inútil pero necesario para vivir.

Giordano Bruno atribuye al amor por el dinero la destrucción del conocimiento y de los valores esenciales sobre los que se funda la vida civil.  La auténtica esencia de la vida coincide con lo bueno y no con lo útil.

Existe una supremacía del tener sobre el ser, una dictadura del beneficio y la posesión que domina cualquier ámbito del saber y todos nuestros comportamientos cotidianos.

La literatura y los saberes humanísticos, la cultura y la enseñanza constituyen el caldo de cultivo en el que las ideas de Democracia, Libertad, Justicia, Laicidad, Igualdad, Tolerancia, Solidaridad, Bien Común, pueden experimentar un vigoroso desarrollo.

Aristóteles decía que el conocimiento en los grados más altos no constituye una ciencia productiva, y que los hombres comienzan siempre a filosofar movidos por la admiración.

Leopardi opina que lo placentero le parece más útil que todas las cosas útiles.

Theophile Gautier, a mediados del siglo XIX, expresa el siguiente pensamiento: no, imbéciles, no, cretinos y papudos como sois, un libro no hace sopa de gelatina; una novela no es un par de botas descosidas; ni un soneto una jeringa de chorro continuo. Nada de lo que resulta hermoso es indispensable para la vida.  Solo es realmente hermoso lo que no sirve para nada. Todo lo que es útil es feo, porque es la expresión de alguna necesidad y las necesidades del hombre son ruines y desagradabless, igual que su pobre y enfermiza naturaleza. El rincón más util de una casa son las letrinas.

Solo es realmente hermoso lo que no sirve para nada.

Ionesco opina que: El hombre moderno, universal, es el hombre apurado, no tiene tiempo, es prisionero de la necesidad, no comprende que algo pueda no ser útil; no comprende que tampoco, que en el fondo, lo útil es un peso inútil, agobiante. Si no se comprende  la utilidad de lo inútil, la inutilidad de lo útil, no se comprende el arte. Y un país donde no se comprende el arte es un país de esclavos o de robots, un país de gente desdichada, de gente que no ríe ni sonríe, un país sin espíritu; donde no hay humorismo, donde no hay risa, hay cólera y odio.

Identificar al ser humano con su mera profesión constituye un error gravísimo; en cualquier persona hay algo esencial que va mucho más allá del oficio que ejerce. Sin esta dimensión pedagógica, completamente ajena a toda forma de utilitarismo, sería muy difícil, ante el futuro, continuar imaginando ciudadanos responsables, capaces de abandonar los propios egoísmos para abrazar el bien común, para expresar solidaridad, para defender la tolerancia, para reivindicar la libertad, para proteger la naturaleza, para apoyar la justicia…

Decía Antonio Gramsci, en 1932, en sus Cuadernos de la cárcel, que no se aprendía el latín y el griego para hablarlos, para trabajar como camareros, como intérpretes, como agentes comerciales. Se aprendía para conocer directamente la civilización de ambos pueblos, presupuesto necesario de la civilización moderna, o sea, para ser uno mismo y conocerse a uno mismo conscientemente.

Por este camino de defenestrar las lenguas clásicas y las enseñanzas humanísticas se acabará liquidando la memoria,  lo que conducirá a la amnesia total. La diosa Mnemosyne, madre de todas las artes y todos los saberes en la mitología grecorromana, se verá obligada a abandonar la Tierra para siempre. Y con ello, por desgracia desaparecerá de entre los seres humanos todo deseo de interrogar el pasado para comprender el presente e imaginar el futuro. Tendremos una humanidad desmemoriada que perderá por entero el sentido de la propia identidad y la propia historia.

Utilitarismo:

  1. Actitud que valora exageradamente la utilidad y antepone a todo su consecución.
  2. Doctrina moderna que considera la utilidad como principio de la moral.

Economicista:

adj. Que analiza los fenómenos sociales dando preferencia a los factores económicos.

Mercantilismo:

Espíritu mercantil aplicado a cosas que no deben ser objeto del comercio.

Humanidades:

Conjunto de disciplinas que giran en torno al ser humano (Literatura, Filosofía e Historia).

Tecnología:

Conjunto de teorías y técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico.

Saber:

Información sobre algo.

Habilidad o capacidad por algo.

Conocimiento:

Entendimiento, noción elemental.

Inteligencia:

Capacidad de entender o comprender.

Uso del conocimiento para un fin.