La ONG Save The Children publicó en el mes de marzo el informe “Iluminando el futuro. Invertir en educación es luchar contra la pobreza infantil“, que analiza y expone muchos datos objetivos que nos llevan a una alarmante conclusión: en España y Andalucía padecemos una incontestable pobreza educativa.

Algunos de los datos que más nos pueden llamar la atención son que uno de cada tres escolares ha repetido al menos una vez un curso a los 15 años (un 35%), que alrededor del 30% de los estudiantes de secundaria no llega a obtener siquiera el graduado de la ESO, que el porcentaje de abandono temprano duplica la media europea, alcanzando un 23,6%, que uno de cada dos jóvenes menor de 25 años no desarrolla actividad laboral ninguna (el 51,8%) o que uno de cada cinco jóvenes de entre 15–29 años ni estudian ni trabajan, de nuevo con un porcentaje muy por encima de la media europea, que es del 15,9%.

En estos días nuestros medios de comunicación están saturados de declaraciones políticas positivas al respecto, pero desde Iniciativa Sevilla Abierta nos preguntamos si aquellos que hablan de las bondades de nuestro sistema educativo no deberían ser más prudentes en sus manifestaciones, ya que el sistema educativo español, tras el análisis de este informe, no resulta a priori especialmente equitativo. Este informe, que podemos consultar en este enlace en la web de Save The Children, establece además un nuevo indicador denominado Índice de Equidad Educativa en España por Comunidad Autónoma, muy significativo.

La organización Save the Children es una ONG que trabaja en más de 120 países, salvando las vidas de muchos niños y niñas, luchando por sus derechos, también los educativos, y ayudándoles a desarrollar su potencial. En Andalucía desarrollan el programa de atención educativa domiciliaria a niños que no pueden asistir a los centros educativos por razones de enfermedad y salud.