Esta es la campaña lanzada hace dos años por el Ayuntamiento de Sevilla, donde se dice que el tranvía estaría rodando con normalidad en la primavera de 2007.