Desde que el 7 de septiembre tuviera lugar el rimbombante acto de inauguración, en el que estuvieron multitud de dirigentes políticos y altos cargos, como recoge esta información de El Mundo, la Iglesia de San Luis sigue a día de hoy –siete meses después– sin estar abierta al público en general.

Esta situación, que denunciaban también el pasado mes de febrero en el blog Cultura de Sevilla refleja, sin duda, la mala planificación que se hace desde las administraciones en la gestión del bien. Más aún teniendo en cuenta que en paralelo al proceso de restauración, del que informaban en Diario de Sevilla, podía haberse organizado todo lo necesario para resolver su apertura constante. Es decir, asignación económica necesaria, asignación de personal o concursos para que empresas privadas presten allí servicios de carácter cultural y turístico, entre otros temas que cualquier entidad privada prepara con antelación cuando tiene una sede en obras y conoce la fecha de finalización de los trabajos.

Interior de la Capilla Doméstica de San Luis, una de las joyas del conjunto histórico-artístico de San Luis. Foto: José Manuel Cabello. El Correo

La cuestión provoca aún más malestar si se tiene en cuenta la necesidad de rentabilizar el coste de la restauración del antiguo templo: 3,6 millones de euros, del que informa aquí El Correo de Andalucía y que ha sido sufragado, con dinero de los contribuyentes, por la Diputación de Sevilla, titular de la propiedad de dicho templo y de sus edificios anexos, que fueron la sede del Centro Andaluz de Teatro.

Por el momento, y solo a partir de octubre, en la Iglesia de San Luis se han celebrado visitas concertadas, mediante un sistema de reservas para asociaciones, entidades vecinales, etcétera, cuyo cupo está cubierto para los próximos meses.

Es decir, en plena Semana Santa, periodo más que idóneo para rentabilizar cultural y económicamente este bien patrimonial, mediante la venta de entradas para su visita, la Iglesia de San Luis permanecerá cerrada. Con lo que los ciudadanos tendrán que seguir esperando para disfrutar en un horario de visitas normalizado de esta joya del patrimonio histórico-artístico andaluz, y el mejor ejemplo del barroco en Sevilla. Así como de las audioguías que se podrán utilizar durante la visita, según anunció el presidente de la Diputación, Fernando Villalobos en esta información recogida en ABC de Sevilla.