“Hace ya cuarenta y cinco años que de nuestras gargantas nos salió un grito ronco, dolido, agresivo; y de nuestros pies, golpes de flamenco viejo, distanciado y lejano del que la dictadura promocionaba en festivales esplendorosos, tablaos y teatros para divertir. En ese estudio dramático sobre cantes y bailes de nuestra Andalucía, al que llamamos Quejío, incorporamos en expresiones sonoras, el dolor de todo un pueblo: la lucha campesina de la que hablaba Blas Infante, el silencio dramático de la emigración, las cicatrices que causan en el alma el miedo, las bocas cerradas del medio popular, y la Andalucía aplastada por la imagen panderetera que tapaba, con un manto negro bordado en oro, el hambre, el analfabetismo y el chiste fácil de su cruda realidad”.

Así se presenta el reestreno de Quejío en el Távora Teatro Abierto, espacio único en la cultura sevillana situado en el barrio del Cerro del Águila, cuya reapertura tuvo lugar hace tan sólo unos meses. La ópera prima de Salvador Távora y su agrupación teatral La Cuadra mantiene su fuerza e inspiración más vivas que nunca. Se representa del 15 al 19 y del 23 al 26 de febrero (a las 20:30). En el estreno, el miércoles 15 de febrero, participan dos intérpretes del montaje original: el guitarrista Jaime Burgos y Juan Romero. Los cantaores Manuel Vera Quintanilla, Florencio Gerena y Manuel Márquez de Villamanrique; el bailaor, Juan Martín; y la actriz Mónica de Juan, componen el elenco de artistas.

Cartel original de ‘Quejío’ (1972)

Quejío, un grito de la Andalucía real

Quejío es un estudio dramático sobre los cantes y los bailes de Andalucía. 45 años después de su estreno, vuelve con un historial de 25 espectáculos estrenados, más de 5.000 funciones realizadas, 34 países visitados y la asistencia a 200 festivales internacionales. La obra supuso “la renovación del lenguaje teatral, la revolución de la escena franquista, la senda a seguir para muchos autores de la España democrática”, ha afirmado la ayudante de dirección Lilyane Drillon. Se trata de la primera obra de Salvador Távora y La Cuadra de Sevilla, institución hoy reconvertida en cooperativa, que ha sido Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes. A título personal, Salvador Távora ha sido recientemente reconocido como académico de honor de la Academia de las Artes Escénicas de España.

El propio autor ha asegurado que es “una oportunidad única para que rebrote el arte y la cultura en nuestra ciudad” y ha recordado que “no es casualidad que sea ahora cuando se recupere Quejío, la crisis actual tiene mucho de la de entonces (1972)”. Salvador Távora imprimió su carisma y su fuerza escénica para reflejar la opresión del proletariado andaluz en esta su primera obra. El montaje se basaba en el cante y la potencia visual, con ausencia casi total  de texto dramático. El crítico Pièrre Marcabru definía así estos aspectos:

“No hay nada hablado, todo es cantado, bailado, y nunca la violencia de la opresión, tal como la rebelión, han sido tan claras. La penumbra, tres llamas, sombras encadenadas, guitarra y voz humana: ya es bastante. Todo es posible. (Pièrre Marcabru, “Quejío, un cante jondo”, France-Soir, 24 de mayo, 1973)”.

Gracias al concepto de “superficiales” en que se tenían considerados a los espectáculos flamencos, Quejío consiguió escapar de la atenta mirada de la censura. José Monleón, uno de los grandes expertos en el teatro en España en el último medio siglo, que descubrió a La Cuadra y mantuvo una estrecha relación con Salvador Távora, comentaba cómo los censores toleraban la representación de la obra sin percatarse de su contenido:

“Noche tras noche, a partir de la una de la madrugada, contemplada por los censores como si se tratara de un flamenco más para turistas, la representación de Quejío se asentó hasta convertirse, durante varios meses, en una de las atracciones de nuestra vida teatral”.

En un primer momento el estreno absoluto de la obra iba a realizarse en el Festival du Théatre des Nations de París, pero José Monleón y José Carlos Plaza quedaron tan impresionados por la obra, que adelantaron su puesta en escena al 15 de febrero de 1972, en la conocida sala de la calle Magallanes de Madrid, donde obtuvieron el mismo éxito que conseguirían dos meses más tarde en París. Fue tal la impresión que causó el montaje en la capital francesa que desde ese momento La Cuadra adquirió una proyección internacional, que le acompañó en los sucesivos montajes.

“Han pasado 45 años desde el estreno de Quejío en el Pequeño Teatro Magallanes de Madrid el 15 de febrero de 1972. Un espectáculo clave en nuestra historia como compañía de teatro. A La Cuadra le dio fama, trabajo, nos reveló. Dio al flamenco la dimensión política que había perdido. Fue el primer eslabón en la creación, la gestación, la afirmación y el atrevimiento de un lenguaje teatral muy peculiar y genuino. El que desarrolló Salvador Távora a partir de ese espectáculo, a lo largo de todos estos años”, nos cuenta Lilyane Drillon. La ayudante de dirección afirma que “ahora tenemos la posibilidad de volver a presentar Quejío con interpretes nuevos y algunos de la época de la creación. De las 750 actuaciones que se hicieron, de febrero 1972 a marzo 1975, ¡sólo fueron 26 en toda Andalucía!” (recordemos que era época de la dictadura franquista).

Una cooperativa salva del cierre al Teatro Salvador Távora

Távora Teatro Abierto, de nuevo en funcionamiento gracias a la intermediación del Ayuntamiento de Sevilla y de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, pretende consolidarse como el gran espacio escénico social de la ciudad.

En agosto de 2016, una cooperativa mixta sin ánimo de lucro, creada por personas y asociaciones relacionadas con el mundo de la cultura y trabajadores del espacio escénico, firmaban un convenio para alquilar el Teatro Salvador Távora, situado en el polígono Hytasa (barrio del Cerro del Águila). Con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla (a través del ICAS y el Distrito Cerro-Amate), este proyecto teatral vinculado a La Cuadra y al dramaturgo Salvador Távora garantizaba su continuidad tras el concurso de acreedores en el que se encontraba la sociedad anónima Agrupación Teatral La Cuadra de Sevilla desde 2014.

La reinauguración, bajo el nombre de Távora Teatro Abierto, llegaba en octubre de 2016 con la obra Recuerdos, que sirvió para presentar la nueva etapa del espacio escénico a los vecinos y vecinas del barrio.  De esta manera, el emblemático escenario de la cultura sevillana mantiene una programación anual organizada por la cooperativa mixta y el Ayuntamiento de Sevilla.

Datos útiles

Lugar: Távora Teatro Abierto. Avenida de Hytasa, 14.
Fecha: del 15 al 19 y del 23 al 26 de febrero.
Horario: 20:30
Precio:  12 euros en taquilla; 10,50 euros anticipada (compra por internet y en el teléfono 649 062 508); 10 € precio reducido para socios de la cooperativa, estudiantes, jubilados y grupos de más de 30 personas.
Transporte público: líneas de autobús 26, 38 y 38A
Aparcamiento: en el Centro Comercial Alcampo