Compartimos en nuestra página web unos datos alentadores sobre el gran trabajo realizado por vecinos de nuestra ciudad: hasta trece mil sevillanos ejercen labores de voluntariado a través de entidades solidarias.

Así se deduce de los datos ofrecidos por la Plataforma del Voluntariado, que, a día de hoy y tras 29 años de historia, conforman como espacio de encuentro hasta 76 entidades, resultando la plataforma más representativa del voluntariado sevillano. Desde la misma, se destaca la importancia de una buena atención a la ciudadanía para que se puedan desarrollar acciones solidarias duraderas en el tiempo, y se pide apoyos de todos para cuidar, velar y potenciar la acción voluntaria.

La Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla trabaja desde 1987 a favor de las personas voluntarias de Sevilla y reúne a entidades especializadas cada una de ellas en algún sector de exclusión social, desarrollando labores que abarcan desde el trabajo con niños, ancianos, discapacitados, enfermos e inmigrantes hasta el medio ambiente o los animales.

La periodista Luisa Chávez ha publicado recientemente en Diario de Sevilla un artículo al respecto, “Nada a cambio de todo“, donde se alerta de que con la llegada de la crisis no ha aumentado el número de voluntarios que colaboran con colectivos desfavorecidos, pero sí ha engrosado la cifra de personas que se encuentran en riesgo de exclusión social.

A pesar de eso, no queremos dejar de lanzar un mensaje positivo, atendiendo a las cifras: hasta 33.000 voluntarios ofrecen su tiempo libre en la provincia, rozando las 14.000 personas en Sevilla capital, y siempre sin recibir remuneración a cambio. Por lo general, la cantidad se distribuye en un margen variable compuesto por universitarios de edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, que son voluntarios mientras encuentran trabajo. Otro de los grandes grupos son personas fuera del mercado laboral que sienten la necesidad de ayudar.

En su interesante artículo, donde se ofrecen declaraciones de voluntarios, también se argumenta que sería conveniente una formación en este ámbito desde los estudios obligatorios y adaptada a las diferentes franjas de edad.

En la imagen, socios de la Plataforma en una Asamblea celebrada recientemente.