Las Administraciones Públicas no tienen justificación para tropezar dos, tres, cuatro o cinco veces en la misma piedra. En Sevilla, están fallando de modo sistemático a la hora de afrontar la gravísima situación socioeconómica en barriadas del Distrito Amate como Los Pajaritos, La Candelaria y Madre de Dios. Cuyo nivel de renta per capita, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, es el más bajo de cualquier ciudad española. Sin embargo, la Plataforma Tres Barrios-Amate, que aglutina a veinte entidades sociales y vecinales, se ha visto obligada a convocar una concentración, mañana martes 7 a las 18:00 ante la puerta del Centro de Servicios Sociales (Plaza del Dr. Andreu Urra), porque, por quinto año consecutivo, la descoordinación entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla deja sin personal durante varios meses a la Unidad de Trabajo Social radicada en dicho edificio.

Por su interés, para que toda la ciudadanía de Sevilla conozca con detalle la situación, reproducimos el comunicado de la Plataforma Tres Barrios-Amate: “Llegado el otoño, de nuevo se han evidenciado las dramáticas carencias que sufren los vecinos de nuestros barrios respecto a las prestaciones y funcionamiento de los servicios sociales. En el inicio del mes de noviembre, la UTS prácticamente ha dejado de prestar su servicio: sólo permanece trabajando en sus dependencias el personal administrativo, pues ha cesado el contrato de casi una docena de técnicos que prestaban allí sus servicios. Ello es debido a que dicha contratación depende de las subvenciones para el Programa de Zonas con Necesidades de Transformación Social procedentes de la Junta de Andalucía, que finalizaron en el mes de septiembre, y el presupuesto municipal no ha podido paliar más de un mes el negligente e irresponsable abandono de sus obligaciones por parte de la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía. Y, una vez más, desde su creación hace más de un lustro, se repite cada año una desgraciada parálisis de las atenciones sociales en nuestros barrios, a la espera de que sean aprobadas las nuevas subvenciones. Es lo que los socialistas en las redes sociales llamaban “el parón de Zoido”. Durante tres años, lamentablemente, se viene reiterando el mismo “parón”.

No se trata de un desajuste presupuestario, sino de un serio problema generado por la ineficacia de las administraciones públicas en servicios sociales, a base de raquíticas subvenciones periódicas que dejan anualmente periodos de inasistencia e interrumpen una atención social a veces muy urgente y delicada para muchos vecinos. Esta negligente conducta es conscientemente asumida por las administraciones, ya que en otros distritos las UTS no funcionan de esta forma. Las promesas municipales de constituir una plantilla estable para nuestra UTS tampoco han tenido esta vez cumplimiento.

La situación es tanto más deplorable por cuanto las necesidades sociales de nuestros barrios se manifiestan cada día más perentorias. El hacinamiento de sus habitantes en un espacio raquítico, las deficiencias de salud, habitabilidad, equipamiento urbano, alimentación, educación y cultura son más que alarmantes. El nivel de renta es el más bajo de España, el paro afecta a casi tres cuartas partes de la población activa y los escasos empleos son precarios y efímeros. Como consecuencia de todo ello, la pobreza, la carencia de recursos para cubrir las necesidades básicas en el hogar, las altas tasas de dependencia, el envejecimiento de la población, la desvertebración y conflictividad doméstica han conducido a miles de familias a la exclusión social. Y, para colmo, cada otoño la reducción de la plantilla de la UTS muestra no sólo una prestación insuficiente de servicios sociales, sino de efectos despiadados para muchas personas y familias en condiciones de enorme deterioro social.

La Plataforma Cívica Tres Barrios Amate exige una vez más a las administraciones autonómica y municipal que de inmediato pongan fin a esta injusta situación y lleguen a un acuerdo para resolverla, dotando a la UTS del personal necesario con la estabilidad laboral adecuada para su funcionamiento permanente y continuada atención a las imperiosas necesidades de los vecinos. Para ello convoca a los vecinos de sus barrios a una concentración a las puertas de la UTS en la plaza del Dr. Andreu Urra el próximo martes, día 7 de noviembre a las seis de la tarde. No se trata de una simple protesta. Queremos denunciar ante la ciudadanía sevillana la hipócrita y cínica actitud de los responsables municipales y autonómicos que mantienen año tras año esta situación rayando a veces en crueldad, al tiempo que multiplican apelaciones a la igualdad en constantes prédicas tan falaces como inmorales”.