En el artículo de opinión “Altadis: Ni derribar edificios ni talar árboles. Rehabilitación integral“, publicado en Diario de Sevilla, el arquitecto Antonio Barrionuevo Ferrer y el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Indalecio de la Lastra Valdor, hacen una propuesta de recuperación para la antigua Tabacalera de Los Remedios. Como ejemplo, los autores recuerdan que una cuatro veces mayor, situada en Málaga, resolvió con un convenio permutar los terrenos con suelo municipal urbanizable. Por su interés para fomentar el debate a este respecto, la reproducimos a continuación:

Altadis: Ni derribar edificios ni talar árboles. Rehabilitación integral

POCAS veces en la vida de las ciudades se presentan oportunidades para hacerlas más hermosas y universales. Algunos proyectos cambian un entorno, otros todo un barrio, pero hay pocos que cambian una ciudad entera. Sería una pena dejar pasar la oportunidad ilusionante que ofrece la Fábrica de Tabacos de Sevilla al nuevo gobierno municipal, para convertir un problema en la excelencia de la ciudad para las tecnologías avanzadas, la cultura y las dotaciones de Los Remedios.

La ciudadanía se ha manifestado contundentemente a través de la Plataforma Pro-Fábrica de Tabacos, donde se unen las asociaciones en defensa del patrimonio industrial andaluz, de la ciudad, las entidades sociales y vecinales, así como técnicos especializados y particulares, que realizaron alegaciones al convenio firmado por el anterior Ayuntamiento contra la modificación del Plan General de Sevilla.

En la alegación que presentamos el pasado mes de junio, ante la propuesta destructora del conjunto edificado, de los jardines y, aún más allá de su propio recinto, que destruía una parte del aledaño Jardines de Manuel Ferrand, se plantea como alternativa racional mantener toda la edificación existente de gran valor patrimonial, sus jardines y espacios libres interiores. En definitiva, se propone la rehabilitación integral del conjunto de la Fábrica de Tabaco para un nuevo destino acorde con su condición de espacio común de la ciudadanía, al tiempo que se conservan los valores arquitectónicos y paisajísticos.

Nos congratulamos de que las últimas declaraciones del alcalde y el pronunciamiento favorable de administraciones implicadas como la Comisión Provincial del Patrimonio, coincidan con lo que alegamos: “Ni derribar edificios, ni talar árboles.”

La Fábrica de Tabacos de Sevilla cuenta un gran valor patrimonial en su conjunto con grandes posibilidades para convertirse en un contenedor contemporáneo de actividades tecnológicas avanzadas y un Centro de las Artes de Sevilla, un contenedor cultural al servicio de los creadores artísticos de esta ciudad, que son muchos y de grandes potencialidades. Las ciudades que miran al futuro potencian su cultura -Sevilla Ciudad de las Artes- para estar presente en el panorama del mundo contemporáneo. Espacios para las actividades culturales relacionadas con las artes plásticas, salas de teatro, aulas de poesía y literatura, salas para ensayos y de grabaciones de orquestas y conjuntos musicales, ensayos y representación de actividades teatrales, talleres para vestuarios, tramoya y confección de escenarios, espacios para los artistas plásticos: pinturas, esculturas, fotografía; talleres y estudios para la producción cinematográfica, etcétera.

Estas actividades requieren espacios diáfanos que no es posible encontrar en otros posibles contenedores culturales de la ciudad al provenir sus volúmenes de un programa de fabricación industrial y de su condición constructiva de gran interés estructural, como lo demuestran sus amplias naves de talleres, almacenes para las ramas de tabaco, hangares de depósitos y pabellones residenciales junto con la Iglesia de las Cigarreras, que suman en total 22.500 metros cuadrados edificados. A ello hay que añadir su posición privilegiada a orillas del Guadalquivir en el lugar central de la dársena, acompañada de un bosque de ribera. La suma de este carácter propio convierte al conjunto en un hito urbano de excelencia.

Entre la urbanización interior de plazas, patios, jardines y calle-paseo del río suman 17.500 metros cuadrados; destacando un arbolado en muy buen estado y ejemplares singulares de más de 60 años de antigüedad y gran variedad de especies: tipuanas, olmos, cipreses, palmeras, cedros, yucas y naranjos.

El mantenimiento y potenciación del paisaje urbano creado por la Nueva Fábrica de Tabacos de Sevilla, hoy deshabitada, pertenece a la imagen de la ciudad, tanto por su presencia plástica como en la conciencia y memoria histórica de un pasado de la ciudad como enclave de manufacturación del tabaco.

La recuperación integral es la solución óptima y también la más económica. Según nuestras estimaciones supondría una inversión cuatro veces menor de lo que costaría el derribo y reconstrucción, intervención que, además, alteraría con sus ocho plantas el perfil de la ciudad ocasionando la pérdida de la riqueza forestal.

La mejor acción y garantía para la conservación de edificaciones de nobles estructuras es la rehabilitación, respetando sus condiciones esenciales para infundirle un nuevo destino, incorporándolas activamente en la excelencia de la ciudad, pero no como una “casa privada” cerrada a las personas, sino como una “casa abierta de todos”; para resolver necesidades históricas del barrio de Los Remedios con proyectos para la cohesión social, apertura al frente ribereño, espacios públicos ajardinados, y plataformas tecnológicas avanzadas para nicho de nuevas empresas. A esta Fábrica productiva de tecnologías avanzadas, cultura y arte se deben sumar por su gran capacidad espacios expositivos para los grandes formatos y especialmente para grandes exposiciones temporales como Magallanes.

Ahora que se potencia la cohesión entre las dos ciudades andaluzas más emergentes: Sevilla-Málaga, cabe recordar cómo esta última ha emprendido la buena senda de ciudad dotada de nuevos espacios museísticos: sedes de las sucursales del Museo Pompidou en el Puerto, del Thyssen y el complejo museístico de la Tabacalera que alberga el Museo Automovilístico, el Museo Ruso San Petersburgo, el Museo de las Gemas, junto con iniciativas avanzadas para Smart City y otras dependencias administrativas y sociales de la ciudad.

La superficie de la Tabacalera de Málaga es cuatro veces mayor que los terrenos de Sevilla. Pues bien, el mismo caso en Málaga se resolvió mediante un convenio para permutar los terrenos con suelo municipal procedente de las cesiones de suelos urbanizables del PGOU -Patrimonio Municipal de Suelo-. Parece lógico que sea así, y no utilizando una parte de los terrenos de la Fábrica de Tabaco, ya que obligaría su demolición. Y como primera medida, obtener el Ayuntamiento la propiedad del suelo y sus edificaciones pronto y de la manera más justa para nuestra ciudad.

No podemos olvidar que hace ya casi una década el desmantelamiento industrial de la fábrica y la estampida de la compañía multinacional en pleno rendimiento y beneficio, deslocalizó la producción, contribuyendo al aumento del paro de trabajadores sevillanos.

Un Centro de las Artes de Sevilla, un Gran Complejo Expositivo, una Factoría de Actividades Tecnológicas Avanzadas presidiendo el Guadalquivir. Generador de trabajos cualificados y un activo para el turismo de la ciudad.

En la imagen, captura cenital desde Google Maps de parte de los terrenos citados en el artículo.