Bicicletas


A pesar de los defectos de diseño que las críticas se empeñan en resaltar, los carriles-bici están provocando un aumento de ciclistas en Sevilla. Su visión hace más agradable la ciudad y su frecura nos recuerda que muchos sevillanos prefieren una ciudad alejada de rígidas formalidades.
Asisto en una universidad andaluza a un acto académico y observo cómo las «autoridades» rivalizan en boato y sacan codos en los temas protocolarios. Me recuerda a las universidades marroquís, celosísimas en el protocolo, pero desgraciadamente pobres en la Ciencia.
Mientras tanto en Cambridge, sus premios Nobel pedalean camino del trabajo con fresca informalidad.

Anterior Totus Tuus
Siguiente Expectativas infundadas

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *