Cerrado por aburrimiento


Se fue el Instituto Francés, cerró Endanza, Pepe Cobo mudó su galería a Madrid y de la de Juana de Aizpuru ya ni nos acordamos. La Fundación Lara reduce al mínimo su presencia en la ciudad.
Eso sí, el pregón… «que Sevilla se merece».
Lo otro probablemente también.

El último, que apague la luz, por favor.

Previous Acción por un cambio en la política sobre monumentos en los espacios públicos de Sevilla
Next Adolescentes ante el alcohol

4 Comments

  1. Avatar
    Anónimo
    4 abril, 2008
    Responder

    ¿Tendremos que hacer lo mismo con el blog?

  2. Avatar
    nicolas
    20 mayo, 2009
    Responder

    Y el desastre Biacs sigue devorando presupuestos sin que ISA diga nada, la acción ciudadana resiste lo que no hacen las galerías y la ISA sigue por las ramas, revoloteando sin una real implicación con la ciudad.

    que si premios, que si no a esta estatua de JP2, con la de estafa laica de todas las estatuas que pone el ayuntamiento, con la regularización extrema del uso de las vías públicas que están haciendo, acosando a los jóvenes… bueno Isa morena, Isa con garbo es lo que hace falta

  3. Avatar
    Libérrimo
    20 mayo, 2009
    Responder

    Creo que no todos tienen porqué trabajar por la ciudad de la misma forma. Hay quien lo hace desde el activismo callejero y hay quien prefiere procedimientos más tranquilos. No sólo no son incompatibles, sino que es deseable que el movimiento ciudadano sea plural.
    ¿O es acaso antagónico defender el uso libre del espacio público y querer evitar que la ciudad de Sevilla dedique parte de ese espacio a homenajear a un personaje como Juan Pablo II?
    Es por otra parte de buena salud democrática (y mental) no suponer que el orden de prioridades de uno es un absoluto.
    ¡Viva la sinergia y abajo el cainismo!

  4. Avatar
    21 mayo, 2009
    Responder

    La sinergia no se produce cuando uno de los elementos está en desventaja. Me he dado cuenta hace tiempo de que en Sevilla la superstición en forma de religiosidad constituye una losa pesada. Se trata de adorar a ídolos multiformes que sustituyen al antiguo politeísmo: cientos de Vírgenes, abanico de Santos y toda la Corte celestial. Me parece bien que los que se llaman religiosos actúen como tales, pero que no nos impongan sus
    ideas a machamartillo, ni se adueñen de las calles.Como anteriormente apuntó un compañero en este foro, los religiosos que pongan sus estatuas en las iglesias y que vivan y dejen vivir; mas que no pretendan llenar todo el espacio público. Nuestra ciudad derrocha cultura por todos los poros, en nosotros está equilibrar la balanza, para que se produzca la sinergia(pero sin parásitos ni bacterias).

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *