Conoce a nuestros socios


Iniciamos una sección destinada a que nos conozcamos mejor. Cada uno de los socios de Iniciativa Sevilla Abierta tiene mucho que contar y que aportar a la sociedad. Desde aquí vamos a mostraros el perfil humano y profesional de nuestros socios. Hoy la inauguramos con Elizabeth Pintado

Elizabeth Pintado

Nací en Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba), un pueblo minero con una industria asociada muy potente que explotaba la “Société  Minière et Métallurgique de Peñarroya” que era de capital francés. Cursé la primaria en el Colegio francés que había para la numerosa colonia francesa que vivía en el pueblo, por lo que aprendí a leer antes francés que español. El colegio era mixto de niños y niñas y los libros eran muy didácticos y atractivos (dibujos, colores, etc) en color por lo que no tenía nada que ver con la enseñanza en la España de esa época.

 Mi padre era químico, profesor de matemáticas del Instituto de Enseñanza Media y mi madre ama de casa. Soy la tercera de 10 hermanos. Estoy casada y tengo dos hijas y un nieto

 Siempre pensé estudiar física o matemáticas pero en el último año del Instituto, en el  Preuniversitario me decidí por estudiar Medicina, que finalicé en la Universidad de Sevilla en 1975.

 Trabajé unos meses de médico haciendo guardias en  Palma del Río y el verano del 77, en mi pueblo, junto con mi marido, para ganar dinero que nos pudiera financiar la estancia en París que íbamos a realizar en el 78. Allí estuve nueve meses, en el Collège de France realizando una estancia predoctoral.

 En París, mis hijas iban a una guardería preciosa, recién estrenada, con unas instalaciones increíbles y todo gratis. Estábamos encantados con la social democracia francesa.

Al regresar, me doctoré en Medicina en el año 1980 por la Universidad de Sevilla, obteniendo un sobresaliente cum laude y Premio extraordinario y me especialicé en análisis clínicos. Ese mismo año, comencé una  estancia Postdoctoral de dos años en la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, Estados Unidos, financiada con una beca del Ministerio de Educación y Ciencia. En Filadelfia las niñas iban a una guardería de la Universidad con un aspecto muy cutre y que costaba un riñón pero los profesores eran estupendos. El primer año de primaria lo hicieron, también en EE.UU. en un Colegio público, gratis y muy bueno.

 En 1989 estuve un mes en  la Universidad de Cambridge (Reino Unido) realizando una estancia, financiada con una beca del Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad. En 1991, disfruté de un año sabático en la Universidad de Stanford, Estados Unidos, financiado con una beca del Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad. Ese año mis hijas y un sobrino que se vino con nosotros cursaron el 2º año de bachiller en el Instituto Público del barrio que era estupendo. Mi sobrino que había escogido biología hacía prácticas de laboratorio con enzimas de restricción.

 Desde 1976 he estado vinculada al Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de Sevilla, primero como profesora Ayudante de Clases Prácticas, luego como becaria de reincorporación del Ministerio de Educación y Ciencia y, desde 1985, como  profesora titular. Obtuve la cátedra de Bioquímica y Biología Molecular en 2006. En el Hospital Universitario Virgen Macarena fui, en 1987,  Jefe de Sección de Bioquímica Clínica primero y después de Biología Molecular.

 Mis trabajos de investigación se han centrado fundamentalmente en dos áreas, una básica  estudiando la señalización celular en células del sistema inmune y otra más relacionada con mi labor clínica en el Hospital estudiando el síndrome del X frágil que es la causa de retraso mental hereditario más frecuente. 

En la época de estudiante estaba próxima a los grupos de ultra izquierda aunque nunca milité en ningún partido. Tuve un juicio del Tribunal de Orden Público con otros 7 compañeros. A uno de ellos lo defendía Gil Robles y Quiñones y al resto nos defendió Gil Robles hijo. Nos pedían 2 años y medio de cárcel pero salimos todos absueltos.

Me sigue interesando bastante la política pero siempre alejada de los partidos.  

Me gusta mucho la lectura, el cine y la pintura abstracta y me encanta reunirme con mis hermanos en la casa de mis padres.

Anterior El periodismo que viene...
Siguiente El actual sistema político está agotado. Conclusiones de la cena-coloquio con Manuel Pimentel

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *