El Festival Internacional Joaquín Turina se celebrará finalmente en 2017, gracias a un nuevo modelo de colaboración público-privada


Recientemente, nos hicimos eco en la web de Iniciativa Sevilla Abierta de la triste cancelación del Festival Turina. Ahora, es justo resaltar cómo se ha replanteado el modelo de colaboración público-privada, a través de un nuevo modelo de gestión del Centro Cultural Joaquín Turina, en calle Laraña, para hacer viable el Festival Internacional Joaquín Turina, y que vuelva a celebrarse en 2017.

Hemos conocido la noticia al presentar el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, y la directora artística del Festival Turina, Benedicte Palko, el nuevo modelo diseñado para el Festival Turina, entre la dirección de dicho evento y el Gobierno municipal, que pasará a celebrarse del 4 al 10 de septiembre de 2017 y mantendrá su carácter bienal.

Este nuevo modelo concebido para el Festival se insertará dentro de la programación del Espacio Turina, «ya que su filosofía entronca a la perfección con el diseño de la programación coherente que estamos trabajando para este espacio, que abrirá sus puertas ya remozado el próximo otoño», ha indicado Muñoz.

Así, siete de los 13 conciertos que podrán disfrutarse durante el Festival se celebrarán en el Turina, mientras que el resto, tal y como ha sucedido en otras ediciones, buscará alojamiento en espacios emblemáticos de la ciudad.

Esta nueva manera de entender el Festival, en la que el Ayuntamiento toma un papel relevante, se basa en la «cogestión y en el riesgo y el éxito compartido, garantiza su continuidad y permanencia en Sevilla», ha explicado el delegado, en alusión clara a la anunciada renuncia de continuar con el festival.

«En estos últimos meses hemos vivido un periodo de reflexión común y de diálogo profundo ya que lo que quedaba claro era que los intereses que nos movían en torno a los jóvenes y su desarrollo artístico, los procesos de creación, la música, la cultura y el patrimonio a través de la figura de Turina, eran comunes», ha señalado Muñoz, que ha añadido que el Festival necesitaba para su continuidad una «seguridad económica» que se alcanza gracias a «la inclusión de más de la mitad de los conciertos en el Espacio Turina».

Por su parte, la directora general de Cultura ha recordado que «la óptima acústica» de dicha sala y la «tradición» de la misma para la música de cámara hacen que, en su reapertura, dicho género musical se convierta en «uno de los centros de su programación».

A ello se suma un ciclo de cuatro conciertos –el primero de ellos a finales de este año–, que se denominará ‘Turina Entre Festivales‘, en el que artistas reconocidos y jóvenes emergentes trabajarán conjuntamente en un programa para compartir después escenario, lo que les ayudará al lanzamiento de su carrera.

Para ello, se recurrirá a aquellos músicos de prestigio que pasaron por el Festival Turina en pasadas ediciones. Esta fórmula materializa la inquietud constante de Benedicte Palko de «dejar huella» más allá de un concierto en el que unos músicos llegan a una ciudad, tocan y se van. También el ICAS está «concibiendo» el Turina más como un espacio que alberga además de la actividad escénica, formación y creación.

Con el Festival Turina, el Gobierno municipal ha querido volver a poner de manifiesto su apuesta por la colaboración público privada para que «el trabajo conjunto entre los agentes públicos y privados sea el motor y base para construir una ciudad con una oferta cultural competitiva dentro y fuera de nuestras fronteras».

«La idea es que el riesgo, en iniciativas como el Festival Turina, sea compartido y que la implicación vaya más allá de ceder un espacio y aportar una subvención concreta», ha dicho Ojeda.

En lo que se refiere al presupuesto, el delegado ha explicado que la situación es la misma en la que se encontraba hace unos meses, en el sentido de que no hay una partida presupuestaria concreta para el Festival al igual que no existe para el resto de eventos culturales que se celebrarán en Sevilla en 2017 puesto que no hay diseño de presupuesto aún, aunque al integrarse dentro de la programación de espacio ya tiene el montante económico garantizado.

En este sentido, Palko ha subrayado la necesidad de la implicación de la iniciativa privada en el Festival Turina para «impulsarlo y para que ocurra como en otros festivales de este tipo que se celebran en otras ciudades del mundo, donde la financiación privada tiene un peso fundamental».

En la imagen superior, Isabel Ojeda, Antonio Muñoz y Benedicte Palko en el Espacio Santa Clara.

Anterior El papel de la bicicleta como medio normalizado de transporte evoluciona en nuestra ciudad
Siguiente Nacen nueve proyectos aeroespaciales a lo largo del Sevilla Startup Weekend

Sin comentario

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *